jueves, 28 de febrero de 2019

Información destacada de la Marea Verde

 ***********************************
#SOSEducaciónPública 2018-2019 / #SíSePuede


***********************************

 ***********************************
                 


¡Importante!

domingo, 17 de febrero de 2019

Calendario de acciones Marea Verde Madrid para la semana del 18 al 24 de febrero de 2019 y próximas convocatorias


























Lunes 18 

Martes 19 



Miércoles 20  Día de la camiseta

Jueves 21

El Gobierno aprueba su reforma educativa, que encallará en el Congreso por el adelanto electoral (Daniel Sánchez Caballero para ELDIARIO.ES)

Reproducimos este artículo de ELDIARIO.ES

El Gobierno ha aprobado este viernes el proyecto de reforma de la Lomce en el Consejo de Ministros, según ha informado la ministra Celaá al término del Consejo de Ministros. Sin embargo, la convocatoria de elecciones para el 28 de abril hará que la medida sea inútil: el Congreso no tendrá tiempo material para tramitar un proyecto de ley antes de que se disuelvan las cámaras (el 5 de marzo para unas elecciones el 28 de abril).
Un proyecto de ley, y más si es uno tan complejo como una Ley Orgánica, necesita en condiciones normales unos tres o cuatro meses para su tramitación completa en las Cámaras, explican fuentes parlamentarias. El texto debe aprobarse primero en el Congreso, luego pasar por el Senado, donde es susceptible de ser enmendado, y finalmente volver al Congreso para su aprobación definitiva. Y en este caso ni siquiera ha entrado aún al Congreso.

A modo de ejemplo: el proyecto de ley que revertirá los recortes del anterior Ejecutivo en Educación se aprobaron en septiembre por el Consejo de Ministros, empezó su trámite parlamentario a mediados de diciembre y se aprobará definitivamente este próximo jueves.
Los plazos, por tanto, se pueden acortar respecto al trámite parlamentario en sí (dos meses en el caso del citado proyecto de ley). Pero con la disolución de las Cámaras prevista para marzo no parece que haya tiempo material aunque se tramitara de urgencia el texto.
Mejor destino que la reforma de la LOMCE correrá el citado proyecto de ley mediante el cual el Gobierno iba a revertir los recortes que aplicó el anterior Ejecutivo al sector educativo. Pese a que la Secretaría de Estado de Comunicación lo incluyó entre una batería de medidas del Ejecutivo que nunca llegarían a realizar, saldrá adelante "si no hay sorpresas", explica Luz Martínez Seijo, portavoz socialista de Educación en el Congreso.
Esta ley, sin embargo, tendrá menos impacto, ya que muchas de las medidas recogidas en el proyecto ya se estaban aplicando de facto por parte de las comunidades autónomas, que tienen las competencias en Educación.
La más que previsible paralización de la reforma de la LOMCE, sin embargo, provocará que el Gobierno no vaya a cumplir uno de sus principales compromisos.
La reforma de la ley, que se había convertido en una derogación de facto, incluía medidas como restar peso a la Religión, eliminar la asignatura espejo que deben cursar quienes no se matriculan de esa materia y que dejara de contar para la media, desincentivar la financiación pública de los centros que segreguen al alumnado por sexo,  incrementar el margen de las comunidades autónomas para distribuir las horas de enseñanza en castellano o en las lenguas cooficiales o recuperar la Filosofía para Secundaria (aunque no tanto como se había comprometido). También medidas para rebajar el grado de repetición como permitir graduarse en Bachillerato con una materia suspensa "en casos excepcionales" o dotar de flexibilidad a esta etapa educativa para cursarla en tres años por módulos, tender puentes entre etapas o recuperar los ciclos educativos, entre otras que figuraban en el borrador del texto que se hizo conoció el pasado mes de noviembre.
Los proyectos de ley de reversión de los recortes que aplicó el PP en el Real Decreto 14/2012, por su parte, incluyen medidas para rebajar las famosas ratios en la aulas (el número de alumnos por clase o profesor) o reducir la carga lectiva de los docentes (el número de horas de clase semanales que imparten), entre otras.
Desde el PSOE, sin embargo, Martínez Seijo no lo da todo por perdido. "El proyecto de ley de los recortes se ha sacado en dos meses [el trámite parlamentario, el tiempo que discurrió entre que se aprobó en el Consejo de Ministros en septiembre y su aprobación definitiva va a estar más cerca de los cuatro]. La Mesa nos ha explicado que se va a hacer un orden de prioridades por la cantidad de leyes que hay en trámite. La voluntad de los grupos existe, tenemos muchas ganas de derogar la Lomce", explica.
¿Va a dejar el Gobierno la educación prácticamente como se la encontró al llegar? "Más rápido no lo hemos podido hacer", opina la diputada socialista. "Una Ley Orgánica no se arma en dos días. Nosotros hemos hecho lo que teníamos que hacer. Tenemos esperanza", cierra.
Desde Unidos-Podemos-En Comú-En Marea, el socio preferente del Gobierno y con quien iba de la mano para tumbar la LOMCE, ya piensan en el plan B. "Si se confirma que vamos a elecciones, pediremos al Gobierno que apruebe un Real Decreto de medidas urgentes para derogar las partes más lesivas de la Lomce", explica Javier Sánchez Serna, portavoz de Educación de la coalición morada. "A esto sí da tiempo y apelaremos a la responsabilidad del Gobierno para que no deje la LOMCE como estaba cuando llegó al Gobierno".

Entrada relacionada:

De mayor quiero ser científica... Comunicadora Científica

21-2-19: Mareas educativas: movilizaciones globales en defensa de la educación pública. Encuentro con Agustín Moreno y Diego Andrés Salinas Flores (19:00 h. Edificio Sabatini, Museo Reina Sofía. Madrid)

El próximo jueves 21 de febrero se celebra un Encuentro en el Museo Reina Sofía de Madrid sobre Mareas educativas: movilizaciones globales en defensa de la educación pública

Participan Diego Andrés Salinas Flores (activista chileno) y Agustín Moreno (activista Marea Verde).

Será a las 19:00 h en el Edificio Sabatini, Auditorio. Entrada libre hasta completar aforo.

https://www.museoreinasofia.es/actividades/mareas-educativas-movilizaciones-globales-defensa-educacion-publica

Es una ocasión para reflexionar sobre movimientos de lucha y de resistencia a la privatización de la educación pública en diferentes lugares del mundo. ¿Qué aprendió la comunidad educativa de aquellas vivencias? ¿Cuáles fueron las estrategias de lucha y su impacto posterior? ¿Se puede revertir el proceso de privatización y deterioro de la calidad en los niveles no universitarios y de elitización de la educación superior?

-------------------------------------------
En el año 2011 eclosionaron a nivel global diversas movilizaciones con el objetivo de ofrecer una respuesta articulada en defensa de una educación pública universal y gratuita como derecho fundamental de las personas y los pueblos, recogido en el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Marchas y acciones masivas, como las de los estudiantes en Chile o la Marea Verde en España, fueron ejemplos paradigmáticos de este impulso transformador de resistencia frente a la deriva neoliberal de las últimas décadas, marcadas por una agenda de medidas de austeridad letal y políticas de desmontaje de los servicios públicos; un programa de privatización que en el ámbito educativo respondía a un doble objetivo: el negocio económico y el ideológico-religioso.

¿Qué aprendió la comunidad educativa de aquellas vivencias? ¿Cuáles fueron las estrategias de lucha y su impacto posterior? ¿Se puede revertir el proceso de privatización y deterioro de la calidad en los niveles no universitarios y de elitización de la educación superior?

Escuela Perturbable invita a dos activistas que vivieron en primera persona aquellas luchas a debatir en torno a estas y otras preguntas, con el objetivo de hacer memoria de lo sucedido, poner en valor sus logros, revisitar su archivo y proyectar al incierto futuro sus estrategias, atendiendo a los cambios discursivos derivados de la entrada en el debate de movimientos como el feminista o el migrante.

Agustín Moreno es profesor de Historia en un instituto de Vallecas (Madrid). Activista veterano por los derechos sociales y democráticos, fue obrero de la construcción, militante antifranquista y sindicalista. En la actualidad es representante de la Marea Verde por una educación pública y democrática. Ha coordinado el libro Qué hacemos con la educación (Akal, 2012) y colaborado con revistas como Escuela y Cuarto Poder.

Diego Andrés Salinas Flores es licenciado en Diseño por la Universidad de Chile. Formó parte del grupo de diseñadores que dieron forma a la identidad gráfica del Frente Amplio chileno, y ha participado en otras actividades vinculadas a la política, el diseño y el arte. Creador de audiovisuales, ha sido coordinador del Colectivo FAUNA, agrupación de videoactivismo por la educación chilena, e ideado el proyecto Archivo Colectivo FAUNA, que problematiza la cuestión de la autoría, el archivo y la memoria sobre la movilización por la educación pública, a través de las imágenes que registraron las vivencias y experiencias creativas de los estudiantes en el contexto del proceso que marcó la agenda política del año 2011 en Chile. Este proyecto se extiende hasta la actualidad.

Modera Cristina Gutiérrez Andérez, profesora y miembro del departamento de Educación del Museo Reina Sofía.

Entrada gratuita hasta completar aforo

Organiza:Museo Reina Sofía

En colaboración con:
Universidad Complutense de Madrid

En el marco de:
Escuela Perturbable
Programa educativo desarrollado con el mecenazgo de Fundación Banco Santander
Escuela Perturbable cuenta con el apoyo de Fundación Daniel y Nina Carasso

TODA LA INFORMACIÓN EN LA WEB DEL MUSEO REINA SOFÍA

"Huelga por el clima" (Federico García Charton para EL DIARIO)

ELDIARIO.ES publica este artículo de opinión

Mientras en España seguimos mirando nuestro ombligo, hablando sobre Venezuela, Cataluña, la última salida del tiesto del líder de la oposición o la desunión de la izquierda, en el resto de Europa la sociedad se moviliza por el reto más importante del siglo XXI, el cambio climático. La comparecencia de la joven activista sueca de 16 años Greta Thunberg en el transcurso de la Cumbre por el Clima de Katowice (Polonia) el pasado mes de diciembre, junto a su determinación a la hora de plantarse todos los viernes del año desde el pasado mes de agosto frente al Parlamento sueco para llamar la atención sobre el cambio climático han provocado que miles de jóvenes de toda Europa hayan iniciado una serie de manifestaciones en Bélgica primero, seguida de otras convocatorias en Francia, Suiza, Alemania, Holanda y Reino Unido.


Las manifestaciones multitudinarias en Bruselas, llegando a más de 70.000 jóvenes el pasado día 27 de enero, coordinadas por tres mujeres de entre 17 y 19 años, repitiéndose casi a diario en Bélgica, se han extendido no sólo a Europa, sino a todo el mundo, de París a Sidney, pasando por Bangkok, movilizando a cientos de miles de personas para luchar contra el cambio climático. Sin embargo, en España no se ha extendido este movimiento juvenil, y es necesario preguntarse el porqué.

2018 ha sido el cuarto año más cálido desde 1880, según el Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), sólo por detrás de 2016, 2017 y 2015, y los datos prevén que, debido al fenómeno de El Niño, los efectos del cambio climático se acentúen, pudiendo ser el presente año 2019 el más caliente de la serie histórica, según un estudio reciente publicado en la revista Geophysical Research Letters.
En las agendas de las principales organizaciones sindicales y en los medios de comunicación españoles no se habla prácticamente nada de este movimiento capitaneado por la juventud europea. Pareciera que no nos incumbe, que lo del cambio climático sigue siendo una quimera para muchos, un tema secundario que aparece en las secciones de ciencia de la prensa escrita y digital, sin apenas repercusión en nuestras vidas.
Pero la juventud europea nos está dando una lección. Para el próximo 15 de marzo hay prevista una huelga mundial por el clima, organizada por jóvenes cansados de que los adultos sólo hablemos pero no actuemos para cambiar la situación. El manifiesto que acompaña a la convocatoria de huelga advierte que “los dirigentes del mundo deber demostrar su compromiso por una transición ecológica equitativa entre ricos y pobres”, y dan de plazo hasta el 15 de marzo para que “se presente un plan a la altura de las exigencias del IPCC” (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático), invitando “a todos y todas a abandonar las aulas para ir a su encuentro y comprobar si los adultos han hecho los deberes”.
Los organizadores del evento exhortan a la juventud a “tomar a los adultos de la mano y decirles de ir con vosotros, decirles que os necesitamos para tener simplemente la oportunidad de sobrevivír al futuro”.
Como decía la joven activista sueca, los políticos “les han ignorado en el pasado y les volverán a ignorar. Nos hemos quedado sin excusas y nos estamos quedando sin tiempo. Hemos venido aquí para hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no. El verdadero poder pertenece a la gente”.

Estudiantes franceses se unen a la huelga escolar por el clima

Marian nos envía esta información publicada en RFI

Por RFI Publicado el 15-02-2019 Modificado el 15-02-2019 en 11:57





















'Construir de otro modo' Facebook/YouthForClimate

Este viernes, jóvenes franceses se unen al movimiento mundial “Fridays For Future” (viernes por el futuro), una huelga escolar por el clima.

En agosto pasado, la sueca de 16 años Greta Thunberg lanzó un movimiento de “huelga escolar por el clima” que pone en práctica cada viernes, y que desde entonces ganó muchos adeptos en el mundo. Greta se ha vuelto una ecologista muy conocida y seguida por los adolescentes.

Ver imagen en Twitter




Greta Thunberg✔@GretaThunberg

School strike week 26.
26 weeks is half a year!#climatestrike #fridaysforfuture #schoolstrike4climate
13,1 mil
7:35 - 15 feb. 20193.107 personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads

En países como Italia, Alemania, Holanda, Australia o Canadá, miles de estudiantes faltan a clase cada viernes para reclamar a sus gobiernos acciones concretas por el clima. En Bélgica, la movilización no para de extenderse desde el mes de diciembre: a fines de enero, contabilizaba unos 70.000 participantes.

El movimiento, bautizado FFF por “Fridays For Future”, recién empieza en Francia. En París, un colectivo dio cita este viernes a los estudiantes a las 14 horas delante del Ministerio de la Transición Ecológica.

Está previsto que se reúnan cada semana para “dar deberes al Estado” y alertar al Gobierno sobre la urgencia de actuar por el medio ambiente. Su primera reivindicación: “La declaración de un estado de emergencia climático y social y la reducción en un 4% de las emisiones de gas de efecto invernadero según el Acuerdo de París”.

“Cada sábado, publicaremos reivindicaciones sobre el tema de los transportes, del consumo, de la energía o la alimentación. Si el viernes siguiente seguimos sin reacción del Gobierno, organizaremos una acción de desobediencia civil no violenta, y esto cada semana hasta el 15 de marzo”, explica a la prensa Pimprenelle Pouillot-Chevara, estudiante y miembro de Youth For Climate France.

El próximo 15 de marzo, estudiantes de toda Francia participarán en una huelga nacional e internacional, respondiendo al llamado de la sueca Greta Thunberg. “La juventud lanzó un llamado a una huelga internacional por el clima el viernes 15 de marzo. Tenemos que responder a este llamado, porque nadie quiere estudiar o trabajar por un futuro que no existirá”, explica un comunicado de Youth For Climate France.

#FRIDAYSFORFUTURE: EN HUELGA POR EL CAMBIO CLIMÁTICO (Eva Saldaña para Greenpeace)

¿Pensábamos que no iba a pasar nunca? Año tras año, cumbre tras cumbre, con todas las evidencias de que el cambio climático ya estaba aquí y sus consecuencias también, las soluciones propuestas y… ¡NADA! Solo acuerdos bloqueados y negociaciones frustradas. Imposible cambiar un sistema corrupto, con unas reglas que siguen favoreciendo a unos pocos. Solo algunos avances insuficientes y muy lentos pero …

¿De verdad creíamos que la juventud no nos iba a decir nada? Personas que cada día estudian en las aulas toda la información científica de la que disponemos, que se preguntan para qué estudiar para un futuro que no va a existir, para qué sirve la educación si los políticos no escuchan a la gente con más conocimiento, personas cuya vida entera va a depender de lo que hagamos o dejemos de hacer hoy, a las que nadie pregunta y por las que decidimos. Pues nos equivocamos…

El pasado agosto, Greta Thunberg, una adolescente sueca de 16 años, cansada de la inacción de los gobiernos, comenzó su propia huelga escolar en las puertas del Parlamento sueco pidiendo a los partidos políticos que actuaran con urgencia para frenar el cambio climático. Después, en la 24ª conferencia sobre cambio climático organizada por la ONU en Katowice (Polonia), agitó con sus contundentes palabras las mentes adultas y propagó un movimiento increíblemente inspirador que se ha multiplicado por todo el mundo. “En el 2078 celebraré mi 75 cumpleaños. Para entonces, si tengo hijas o nietos, quizás me pregunten por qué (vuestra generación) no hizo nada cuando aún había tiempo para actuar”, decía Greta en Polonia.



Su generación se ha contagiado de justicia climática. Cada viernes, inspiradoras estudiantes se han ido sumando a lo que llaman las huelgas por el clima o los viernes por el futuro, #FridaysForFuture. Y llevamos tres meses con unas movilizaciones de estudiantes masivas por Europa que ponen los pelos de punta de emoción: 75.000 personas en Bruselas (Bélgica), más de 10.000 en La Haya(Holanda) y 30.000 en Berlín (Alemania), con ecos en otras partes del mundo como Estados Unidos y Australia. Hoy mismo se prevén grandes movilizaciones en Londres y Estocolmo en un viernes más de huelga. Quieren pruebas reales de que los gobiernos y los poderes económicos por fin van a crear un plan de políticas ambiciosas para dar respuesta a la urgencia reclamada por los científicos. ¡Y las quieren YA! Su lema es: “cambiemos el sistema, no el clima”.

Aquí, en España, el movimiento es aún tímido pero palpita por Girona, Barcelona, Madrid…, como los primeros brotes que ahora en febrero asoman en las ramas de los árboles. Comienza una nueva primavera para un movimiento juvenil que ya está colapsando mentalidades adultas. En una sociedad donde se potencia la competitividad y el individualismo, se están conectando, co-creando, actuando cada viernes, generando dinámicas de cooperación y liderazgo colectivo esenciales para la construcción de una nueva realidad e impulsando la próxima cita, el próximo reto: la huelga global de estudiantes contra el cambio climático el 15 de marzo.

Desde organizaciones como Greenpeace, donde llevamos tiempo aportando granitos de arena al cambio, soñábamos con esto. Y lo estáis haciendo. Estamos profundamente admiradas, inspiradas y motivadas a apoyar desde el respeto, escuchando lo que necesitéis, sin figurar. Nuestras puertas están abiertas como adultas responsables de nuestras generaciones futuras para poneros en red, para daros apoyo logístico, difusión… Aquí podéis encontrar un espacio para amplificar vuestras propuestas y que el movimiento que lideráis pueda ser, ojalá, más grande.

Como dice Greta: “El cambio real pertenece a la gente. Ha llegado la hora de actuar y tiene que ser ahora”, ¡¡A por ello jóvenes del mundo. Os acompañamos!!

Agradecimiento de la Plataforma IES La Garena por los apoyos recibidos

jueves, 14 de febrero de 2019

Si hay elecciones anticipadas, la ley educativa no se aprobará (Pablo Gutiérrez del Álamo para EL DIARIO DE LA EDUCACIÓN)

Reproducimos esta noticia de ELDIARIODELAEDUCACION.COM

El Consejo de Ministros aprobará mañana el proyecto de ley que dependerá, en cualquier caso, de si hay elecciones anticipadas para ver o no la luz.

El pasado miércoles, a última hora de la tarde, el Gobierno envió a la prensa un documento de pocas páginas en el que, entre otras cosas, detallaba los proyectos legislativos que quedarán parados por la no aprobación de los presupuestos generales del estado. Entre ellos, la ley educativa, la ley que terminaría con los recortes del PP y la universalización del 0-3.

A pesar de esto, Luz Martínez Seijo, portavoz socialista de Educación en el Congreso, confirmaba a este periódico que el proyecto de ley irá mañana al Consejo de Ministros. Un esfuerzo que, de confirmarse el adelante electoral a abril, se convertiría en inútil.

No hay tiempo material para que se apruebe. Fuentes conocedoras del proceso de redacción del proyecto de ley aseguran que un texto legal de este tipo podría estar hasta seis meses de trámite parlamentario.

Desde la Federación de Enseñanza de CCOO, Julio Serrano, secretario de Organización, Administración y Finanzas asegura que si se confirma la convocatoria de elecciones anticipadas no habría tiempo, aunque se tramitase con carácter de urgencia. “Es difícil determinar los plazos mínimos”, asegura, entre otras cosas porque el primer paso sería el trámite de enmiendas, cuyo plazo suele ampliarse según Serrano. De ahí pasaría al Senado en donde el PP tiene la mayoría. Aquí pasaría también un trámite de enmiendas que también podría alargarse. Y luego, vuelta al Congreso para la aprobación definitiva.

Fuentes de Educación confirman que mañana se aprobará el proyecto en el Consejo de Ministros, “independientemente del adelante electoral” y de lo que esto supondría para la tramitación del texto.

De mayor quiero ser científica... Epidemióloga

23-2-2019: Jornada informativa musical "Matricúlate en la Pública" organizado por la Plataforma Escuela Pública de Usera (11:30 a 13:30 en C/ Rafaela Ybarra, 41)


"El presente educativo reformista es volátil" (Manuel Menor)

Reproducimos este artículo que nos envía nuestro compañero Manuel Menor

Antes de las elecciones, la LOMCE puede quedar intacta en lo sustancial; los otros proyectos de Celáa tendrán corto alcance.

A partir del capitalismo industrial, el presente-futuro se empezó a objetivar más: el tiempo era oro, contabilizable por reloj a cuenta del trabajo asalariado. Desde los años ochenta, el “tiempo universal coordinado” (UTC) delimitó mejor los 24 husos horarios que controlan las actividades de todos los humanos.  En cuanto a la percepción subjetiva de lo que acontece entre el nacer y el morir, la construcción cambiante del sentido de la existencia, según pasan los años, se agudiza y afianza en torno al “ser aquí y ahora” como principal razón que orienta todo intento de narratividad.

El gran carnaval
 En la cultura occidental actual, de todos modos, la mayoría de las actividades –especialmente las sociopolíticas- vienen urgidas por un presentismo que, incluso, pretende ser ajeno al pasado. Es la razón de los Museos de Arte Contemporáneo, en cuyas salas suelen exhibirse testimonios de la creatividad concomitante a los visitantes, reafirmada por múltiples actividades tendentes a implicar al espectador en directo. Es muy urgente, igualmente, para Casado,  quien, al asumir el liderazgo del PP, ha marcado distancias respecto a la corrupción de muchos de lo suyos diciendo que no tenía que pedir perdón por el pasado. En el ejercicio de la actividad política –marcada por la rueda electoral- lo habitual es que el presente sea lo que cuenta; práctica que suele incrementarse con la manipulación constante del lenguaje y el oportunismo para mellar las tácticas del contrario.

Para la prensa, también el presente es la razón de ser. Depende de cómo contarlo con provecho y, a veces, lo hace con criterios de coherencia y rigor. Otras, no tanto: el periodismo es camaleónico en sus formas, servidumbres y tecnologías, y más con la ductilidad que le prestan las redes sociales. En 1951, Billy Wilder ya dejó en El gran carnaval un despiadado retrato de la degradación moral que los medios son capaces de alcanzar en la construcción de relatos y “casos”. Y presentismo puro y duro, de dudoso carácter, es el que se ha podido vivir en el centro de Madrid el domingo día diez.  Las urgencias presentistas de quienes movieron esa convocatoria –o desde la prensa se aprestaron a que pareciera “independiente” su manifiesto- invocaron una España esencialista arrogándose la exclusiva de la interpretación de la Historia. Son los modos habituales de algunos medios, cuya línea editorial –como puede verse en una obra de Alberto Corazón para la Bienal de Venecia de 1976- es siempre idéntica: el abuso de la sintaxis, los gestos y las palabras por ver si controlan mejor el patio común.

¿Rerum novarum?
Otro ejemplo de presentismo social, importante para muchos, lo proporcionan los jerarcas eclesiásticos. Hoy, tienden a pedir perdón de algunos episodios, otros se los callan pero no abandonan su colonización peculiar del presente. Su tiempo eterno –al que suelen remitirse de continuo- no limita su avidez para plantear a las administraciones públicas constantes reclamaciones de ayudas, limosnas, óvolos, exenciones, subvenciones y conciertos para hacerse más accesibles a posibles interesados. Tan reiterado recurso tiene, sin embargo, crecientes problemas para sustentarse según avanza la secularización social. Desde que a finales del XVIII empezaron a perder privilegios, la calidad de su presente terrenal solo ha sido posible a cuenta de alianzas de conveniencia mediante instrumentos diplomáticos más o menos elaborados. En España, desde 1851 hasta hoy, los Concordatos y Acuerdos han tratado de dar la vuelta a las desamortizaciones. La declaración del IRPF pronto hará ver el presentismo más vital para los eclesiásticos al reverdecer la publicidad de la crucecita para la Iglesia. También el de quienes se pregunten,  si su situación económica ha sido disminuida por efecto de la crisis, cómo es posible que, en ninguno de esos años duros, haya bajado la aportación del Estado –aumentada con Zapatero al 0,7%-, mientras una parte significativa de los servicios sociales,  en Sanidad, Educación y Dependencia, se han ido privatizando dentro de la órbita de instituciones vinculadas a la Iglesia Católica. ¿La caridad de los obispos hacia  los pobres es mejor desde sus organizaciones privadas?

¡Lástima de presentismo eclesiástico! Hasta que a finales del siglo XIX se inició la institucionalización del Estado social, ni la caridad ni la beneficencia habían remediado los duros problemas de “la cuestión social”: hasta Cánovas del Castillo lo dijo públicamente. Por otro lado, lo que en este momento les es más acuciante no es Cáritas, cuyos principales recursos no proceden de los Obispos, aunque les valga como motivo publicitario. Su problema más grave procede del escándalo que los abusos de poder de su clero fiel ha producido, también en España. El paso por diversos tipos de internados y el autoritarismo de ciertos obispos han dejado huellas en muchas personas. Y en cuanto a la pederastia, ya se habla del 7%, proporción variable también según la fecha que se tome como referencia, pues la jerarquía católica tiene hoy mucho menos clero que en los años 50 y 60. Las peticiones de perdón probablemente se intensifiquen después de la cumbre pontificia del 21 al 24 de febrero, pero no arreglarán ansiedades y desesperación de quienes  han sufrido un descontrol tan vergonzante.

Enjalbegando
Tener delante estos presentismos –entre un sinfín de muchos otros- ayuda a entender las políticas educativas de este débil momento en que ha imperado un repetitivismo al que fuera suficiente con recuperar parte de lo perdido en el más reciente pasado sin mover las fuertes excrecencias del sistema. Tras ocho meses y medio, esta mitología reformista deja más palabras que hechos concretos. Trufada con alguna insatisfacción, no pasa de enjalbegado si no dispone de algún plan alternativo para erradicar, al menos, algunas de las sucesivas capas de barniz con que ha llegado al presente. Entre otras muchas, por lo no votado en el Congreso el día 13 tiene más actualidad la que se repetirá en la declaración de IRPF a presentar entre abril y junio de 2019. Entre las deducciones que se revisaron el 16.02. 2018, para la cuota íntegra figuran “por gastos educativos”: el 15% de los gastos de escolaridad, el 10% de los de enseñanza de idiomas y el 5% de lo adquirido en vestuario de uso exclusivo escolar. Como mínimo, unos 400 € por cada hijo/a, que puede ascender a 900 si hay “gastos de escolaridad”, sin que se especifique si corresponden a prestación de servicios o a donación, obligatoria o encubierta.

Cuantos sepan que la mayor parte de estas subvenciones  -unos 90 millones solo por este concepto- van a parar a clientes de colegios religiosos, se preguntarán  por qué, mientras los practicantes católicos disminuyen, estos escolares aumentan: ¿Qué servicio “pastoral” les presta su Iglesia, y a quién, con este instrumento?   Este gesto, contrario a toda distribución progresiva de las cargas impositivas, y similar en la práctica al de los incrementos de las privatizaciones y las ampliaciones de conciertos que se anuncian en Madrid y Andalucía, parece que vayan a quedar a expensas de las elecciones que se avecinan. Como buena parte de la LOMCE

 En definitiva, las crispadas urgencias del presentismo político ya están fagocitando, una vez más, las que necesita atender el sistema educativo; el capcioso debate de los PGE (Presupuestos Generales del Estado) ha mostrado lo endeble del  momento para demostrar, más allá de la retórica, el valor de la educación. Por si entre los proyectos de Celáa no hubiera un plan para utilizar los pocos días que queden hasta las elecciones en erradicar al menos algunas de las discriminaciones que, por colonización de intereses particulares, sufre el derecho a la igualdad educativa, al menos debería repensar –como los artistas del Barroco en sus vanitas- la fugacidad del tiempo perdido de este presente.

Manuel Menor Currás
Madrid, 14.02.2019