domingo, 30 de junio de 2019

Información destacada de la Marea Verde

    ***************************************

 ***********************************
#SOSEducaciónPública 2018-2019 / #SíSePuede


 **********************************

 ***********************************
                 


¡Importante!

domingo, 16 de junio de 2019

Calendario de acciones Marea Verde Madrid. Próximas convocatorias

Del 23 de marzo al 1 de septiembre de 2019: Madrid, ciudad educadora. Memoria de la Escuela Pública 1898-1938 (Museo de Historia de Madrid)

Martes 18
 
Miércoles  Día de la camiseta

*************************************************

Puedes enviarnos información de las acciones de tu centro o zona a accionesmareaverde@gmail.com

18-6-2019: Reunión de la Plataforma por la Escuela Pública de Usera (19:00 h, en la terraza del campo de rugby, C/ Parque de la Paloma con Rafaela Ibarra)

El martes 18, a las 19h, nos vemos en la terraza del campo de rugby,  C/ Parque de la Paloma con Rafaela Ibarra, para hacer la valoración del curso en un ambiente distendido.

Animaos!!

Es también un buen sitio para llevar a las criaturas.

Tiempo largo (Manuel Menor)


En la Historia actual también existe el “tiempo largo”

No es que el pasado se repita: se ha mutado levemente, se ha adaptado y ha dado en esta turistificación y privatización del presente.

La metodología de la Historia advierte etapas o tramos particulares dentro de períodos más extensos, siempre apoyada en documentación fehaciente rigurosamente analizada. Con la memoria, más subjetiva, las distinciones suelen ser más borrosas. El paso del tiempo difumina e incluso hace desaparecer muchos recuerdos de las experiencias de vida. No obstante, ambas tienen crucial importancia para la educación personal y social, y proporcionan buena orientación en momentos de confusión programada.

Yendo leyendo
La combinación de ambas –como puede suceder con la creatividad artística-  potencia las líneas principales del mejor sentido educador, el de aprender a leer y a conformar criterio propio por encima de los convencionalismos y de las maneras en que el poder trata de manipularnos. Puede comprobarse en el Museo Reina Sofía hasta el 26 de agosto, en la exposición Yendo leyendo, dando lugar, de Rogelio López Cuenca (Nerja, 1959). De este artista cabe admirar, entre otras facetas, su ironía de poeta visual. Investiga sobre los múltiples mensajes que de continuo entran por nuestros ojos, hasta encontrar el modo de hacernos ver sus contradicciones. Es especialmente el lenguaje señalético, propagandístico y publicitario, el que está en su centro de interés; se apropia de el y, mediante el collage y diversas técnicas vanguardistas, trata de darle la vuelta.  Málaga es una de sus topografías de atención permanente. No solo por la acumulativa “malagueñización” de Picasso, en que pone de relieve cómo el comercio turístico ha convertido al artista republicano en un remedo apto para cualquier mercancía. También, como foco de atención histórica y memorial. De 2007 arranca –y continúa en una web-  su proyecto titulado Málaga 1937, en que trata de recuperar lo acontecido el 7 de febrero  de ese año en la carretera hacia Almería.  La técnica que emplea aquí  es similar a la que emplean muchos profesores de Historia simulando un eje discursivo en que se van sucediendo, cronológicamente, los distintos testimonios documentales que, en este caso, rescatan del silencio la masacre de unos 5 000 republicanos que huían  de los nacionales golpistas aquel fatídico día. Mientras en la sala del museo se suceden en blanco y negro fotos recuperadas de muy diversas procedencias, un video actual del tráfico de esa misma carretera, en color y a gran pantalla, induce al cuestionamiento del tupido silenciamiento que lo allí acontecido ha tenido durante casi 82 años.

Parar las aguas del olvido
De lo vivido en esa etapa, desde un poco antes de la masacre entre Málaga y Motril, da buena cuenta Paco Ignacio Taibo en Para parar las aguas del olvido, un relato en gran medida autobiográfico que escribió en 1982 y que fue reeditado hace apenas dos años.  El reconocido escritor vivió de lleno la revolución de 1934, la guerra del 36 y la postguerra hasta 1959; desde su exilio en Méjico, recrea aspectos que moldearon significativamente su infancia y adolescencia. La intencionalidad del título de este libro, tomada de un poema de  El Quijote, II, LXIX, explica la selección de los elementos con que hilvana el recuerdo mezclando el dolor y la alegría, el horror y el desconsuelo, con la camaradería, la complicidad y la amistad. Relatar los aprendizajes de la supervivencia en circunstancias tan duras no deja de tener mucho de ficción personal, más selectiva e intransferible en la medida en que el autor trata de mirarlos con humor.

El de la memoria es un material delicado que no necesariamente es Historia, aunque pueda documentar parte de su complejidad. Del Oviedo reconquistado por los golpistas,  Paco Ignacio Taibo  compartió con el poeta Ángel González, el gran especialista en la Generación del 27 Carlos Bousoño o el editor Manuel Lombardero, peripecias vitales contrastantes e imposibles salvo para la imaginación. En especial, ricas lecturas literarias y el  entrelineado de su asiduidad al cine, en el fondo oscuro de ciudad “sin misericordia para los vencidos” –con los ojos “como agujas” de los sucesores del Magistral de La Regenta “repartiendo el cielo y el infierno de acuerdo con las ideas políticas de cada cual” y que la ciudad se entregara “a la aparatosa demostración de su cristianismo absoluto”-  y, en particular, el paisaje humano de la Librería Cervantes (p. 99), lugar asiduo de maestros y maestras, pese a que “no estaba la cosa para tener ideas” y se habían muerto “los maestros delante del paredón llevándose con ellos los mejores textos, los mejores autores, los mejores poetas”.  La posición del autor queda clara tras la anécdota de un aristócrata reticente a los falangistas, que es escarmentado con el paso por la cárcel y que, a la vista de los muchos “catedráticos, maestros, artistas y periodistas” que estaban en la quinta galería, dice: “-Aquí está lo mejor de Asturias” (p.129).

El trance actual
“Todo nos estaba llegando demasiado tarde” –dice también Taibo en la p. 59-, “la vida se había enrollado en algún estante esperando otra ocasión que no llegaba”, lo que vale para varias generaciones que vinieron después. Pasaron 40 años de “interminable postguerra” –que dice Gregorio Morán, también asturiano-; pasó la Transición y pasaron otros 26 años, en que en comunidades como Madrid se probaron estilos vergonzantes para el trato de lo público y, en particular, de la escuela pública. José Luis Pazos,  que tuvo ocasión de verlo en primera fila desde su Federación de Madres y Padres (FAPA Giner de los Ríos) describió las estratégicas políticas de las Consejerías del PP para desarrollarlos. Es un guión perfecto para un documental plenamente actual, capaz de explicar –entre otras cosas- cómo haya sido posible que en tan pocos años se hayan duplicado los ingresos de la educación concertada y privada. La privatización de la Sanidad y la Educación fue, en esos años pasados, como la “malagueñización” de Picasso investigada y plasmada por Rogelio López.

Después de la última serie electoral, viene otro tramo de Historia actual. En unos días sabremos el alcance del supuesto “cambio” o continuidad que haya traído, una vez se definan más los pactos que se están conformando. Tanto para la investidura del presidente del Gobierno como para la de quienes vayan a presidir algunas alcaldías y comunidades autonómicas, la aritmética del voto es tozuda pero, dentro de unas formas políticas de apariencia más civilizada que antaño, puede desembocar en que todo siga manteniendo distancias de clase o, si se prefiere de “distinto nivel cultural”, eufemismo bajo el que, como suele decir Emilio Castillejo,  se suelen ocultar “modos de ser” cuasi biológicos –pura “biopolítica”-,  desiguales en el aprecio y la estima.

El terreno ya lo está preparando la AIREF. Su informe sobre la obligatoriedad de los servicios de Correos servirá para justificar la eficiencia o no de muchos otros, incluido el de la educación, y la consiguiente reducción o supresión de plazas y profesorado. Todo muy aséptico y muy independiente, mientras la España vacía es vaciada un poco más. Y. en paralelo, está  la decantación que han tomado los grupos políticos estos días. La traslucida en el debate de los presupuestos de Andalucía puede resultar paradigmática de lo que vaya a suceder en Murcia, Castilla y León y, asimismo, Madrid, aunque no solo. Los cambios de nombres y de recursos en algunos programas más simbólicos son indicativos de que “la libertad de elección de centro” y el crecimiento indiscriminado de las empresas educativas son el verdadero “cambio” a que está expuesto el sistema educativo ahora mismo. Lo oído a la candidata del PP, Isabel  Díaz Ayuso, cuando estaba en campaña, no deja demasiadas dudas de cómo continuará desarrollando –desde la emblemática Comunidad de Madrid-  las estrategias que alimentó su mentora, Esperanza Aguirre.

El pasado es terco y el tiempo largo existe. Ahí está el final del juicio del procés para recordar que no hay arrepentidos y que podemos tropezar todos en alguna piedra de lo que se avecina. Enzo Traverso propone “la melancolía” como forma de continuaren las peleas por lo justo y no cansarse tras tanta peripecia frustrante. Más  difícil, pero no imposible, es acompañarla del humor que Paco Taibo I desplegó para sobrellevar su peripecia vital y seguir avanzando. ¡Suerte!

Manuel Menor Currás
Madrid, 13.06.2019

Masificación en el CEIP La Luna de Rivas


Ampa La Luna Rivas (@ampa_la_luna) ha tuiteado:
El centro es de línea 2, dispone de 6 aulas de infantil, con esta opción seremos 11 aulas de infantil. Entramos en uno de los peores escenarios,

Entrada relacionada:

Ayúdanos a que el director de nuestro cole (Blas de Lezo Las Tablas) mantenga su puesto

En el reciente Proceso de Presentación de Proyectos para la elección de Directores de centros públicos, la candidatura presentada por Javier Montellano, actual Director del Blas de Lezo del barrio de Las Tablas de Madrid, ha sido desestimada por la Comisión de evaluación de dicho proceso.
De esta forma, y a día de hoy, el puesto de dirección para nuestro colegio ha sido declarado desierto.
Todas las familias que formamos parte del cole queremos mostrar todo nuestro apoyo a la actual Junta directiva, con Javier a la cabeza, porque al margen de procesos administrativos, lo que nos importa es que nuestros hijos reciban una educación de calidad, tanto curricular como en valores, en un excelente ambiente educativo y eso en nuestro centro, gracias a nuestro director y su proyecto pedagógico, se cumple con creces.
Queremos que nuestro director y su equipazo se queden!!!!!
Entrada relacionada:

16-6-2019: Marea Blanca 81 (12:00 h, Callao-Preciados-Sol-Arenal-Bordadores-Mayor- Puerta del Sol)


jueves, 13 de junio de 2019

¡Viva la escuela democrática! (Jaume Carbonell en eldiariodelaeducacion.com)

Artículo de Jaume Carbonell en eldiariodelaeducacion.com

Henry Giroux, autor y conferenciante prolífico, pasó por Barcelona y Girona y dejó constancia de por qué sigue siendo uno de los referentes de la pedagogía crítica, siguiendo la estela de su maestro Paulo Freire.

El nuevo analfabetismo del siglo XXI

Sostine Giroux que este nuevo analfabetismo cívico, o lo que también denomina dictadura de la ignorancia, proviene actualmente de la confluencia de dos movimientos que se complementan mutuamente como puede verse en los Estados Unidos de Trump y en el Brasil de Bolnonaro: el neoliberalismo y el fascismo. Ambos operan y penetran en todos los ámbitos: ecónomico, social y cultural, conformando los nuevos valores educativos. El primero se basa en un fundamentalismo del mercado donde la competitividad individual ahoga cualquier atisbo de responsabilidad y acción colectiva, con la progresiva penetración de la cultura empresarial en las aulas y la privatización del sistema educativo. El segundo es una readaptación del fascismo histórico que abandera el supremacismo blanco para combatir la inmigración, el ultranacionalismo populista, y la restricción o represión de la libertad de expresión y del pensamiento divergente. Ambos discursos contribuyen a minar el Estado del Bienestar, con el consiguiente aumento de la pobreza y la desigualdad social. Por otro lado, la crisis económica ha conllevado una crisis de ideas que favorece el desarrollo e implantación cada vez en más países del fascismo neoliberal.

¿Cuáles son, más en concreto, los rostros de este abnalfabetismo que encuentra en la ignorancia el instrumento de poder? Los recortes sociales andan paralelos a los recortes en la libertad de expresión, se ponen trabas al pensamiento crítico y los exámenes refuerzan el carácter selectivo, disciplinario y de control ideológico y social, al tiempo que matan la imaginación del alumnado. Por otro lado, asistimos a una espectacularización de la emoción en detrimento de la razón y a una normalización de las fake news, de las mentiras más burdas, así como a la manipulación y a la pérdida de significado del lenguaje. Son tiempos, también, que propician la desmemoria, la estupidez como virtud, la cultura más tecnocrática e instrumental, las visiones hiperpresentistas –sin aprendizaje del pasado ni horizonte de futuro–. Y son tiempos líquidos y acelerados con una sobreexposición de la información, convertida en flashes veloces y desconectados que no permiten el cultivo de un pensamiento profundo, y aún menos una comprensión de la realidad.

Todo ello se asienta en las dos grandes estrategias propias de los sistemas autoritarios: el fomento del odio hacia las personas consideradas extrañas y diferentes y el miedo, los diversos miedos personales y colectivos. Porque en todas las dictaduras pensar es peligroso.
La alfabetización crítica y democrática

Para Giroux la escuela pública es uno de las instituciones clave donde se dirime la lucha por la democracia, por la defensa de la educación como bien común y por la defensa de los Derechos Humanos, con todo lo que ello conlleva de dignificación de las personas y de justicia social. Es el lugar donde pueden generarse espacios de debate para la libre confrontación de ideas, para que el alumnado pueda formarse su propio juicio crítico y donde pueden darse oportunidades para desentrañar las relaciones de poder actualmente existentes y para establecer nuevas relaciones contrahegemónicas para fortalecer la democracia participativa en el seno del aula y del centro.

Este activista cultural apuesta por las escuelas como esferas públicas democráticas con la tarea de educar a los estudiantes en el lenguaje de la crítica, la posibilidad y la democracia: “Debemos empezar a definirnos como ciudadanos críticos cuyos saberes y acciones colectivas supongan unas visiones específicas de la vida pública, la comunidad y la responsabilidad moral”.

La educación crítica articula la crítica a los contenidos del currículo con las consiguientes prácticas pedagógicas alternativas: para relacionar el conocimiento con la vida cotidiana; para tener conciencia y capacidades para entender las fuerzas que modelan la vida de las personas y poder intervenir en ellas; para saber leer el mundo ecónomica y socialmente. Para Giroux la educación es profundamente política; y aunque rehúye manifiestamente el dogmatismo y el adoctrinamiento, tan arraigado en el fascismo neoliberal, señala que el poder trata de darle la vuelta y denuncia al profesorado: “Cuando se acusa a unos profesores de adoctrinamiento es porque se considera que hablan de cosas que son importantes”.

En la actitud de este teórico de la educación crítica hay algunos vocablos que forman parte de su ADN: responsabilidad social, compromiso ético y político, resistencia y esperanza. Y hasta el día de hoy ha tratado de ser sumamente coherente con ellos. Por eso cierra sus conferencias con consejos metafóricos como estos: “Que el fuego continúe quemando y que la luz nos siga iluminando. Lo imposible es lo mínimo que podemos pedir”.