miércoles, 15 de septiembre de 2021

España, entre los ocho países de la UE con la ratio más alta en clase (Sara Plaza Casares para ELDIARIODELAEDUCACION.COM)

Reproducimos esta información de ELDIARIODELAEDUCACION.COM




Durante esta semana, escolares de todo el Estado están retornando a las aulas. En algunos lugares, como Madrid, Andalucía y Murcia, la imagen que les espera es anterior a la pandemia, retornando a las ratios anteriores al coronavirus y que nos colocan a la cola de la UE, según los datos de Eurostat que hoy ha hecho públicos.

Así, y con datos de 2019, España es el octavo país con más alumnos por clase en Educación Primaria, superando levemente a la media de la UE —que es de 13,5— con 13,6 escolares por cada docente. Unas cifras que solo superan países como Rumanía, con 19,4, República Checa, con 18,7 o Eslovaquia con 17,4. Destacan los datos de otras dos grandes potencias como Francia y Alemania, por encima de España, con 18,8 y 15,1 respectivamente.

Del otro lado, los países que exhiben menos ratio en las aulas son Grecia, con 8,7, Luxemburgo, con 9 y Polonia con 9,6. En el conjunto de la UE el número de alumnos por docente en Primaria ha experimentado un tímido descenso, desde los 13,6 en 2018 hasta los 13,5 en 2019.

Desigualdad en España

La bajada de ratios es una demanda histórica del colectivo educativo. La legislación vigente en España indica que en Primaria deben de ser de 25 y de 30 en Secundaria, y, gracias al Real Decreto 14/2012 que el PP sacó adelante con medidas extraordinarias, las comunidades pudieron aumentarlas un 10%.

“Este real decreto, que ha sido anulado posteriormente por una ley, ha permitido inflar las ratios en muchas comunidades. La ley va más rápido que la realidad y en muchos sitios las clases están por encima de 25 alumnos, de tal manera que la vuelta a la normalidad supondrá volver a clases de 25, 26 o 27 alumnos en Primaria”, explica el secretario general de Enseñanza de CC OO Madrid, Paco García a El Salto.

El número de alumnos por clase en las aulas vivió un escenario favorable durante 2020 en España de la mano de la pandemia. Algunos territorios, como Comunidad Valenciana o Cantabria, mantendrán los desdobles con 20 alumnos máximos, pero otros como Madrid, Andalucía o Murcia volverán a la imagen prepandémica, ya que el Gobierno central no ha blindado este requisito en las medidas de seguridad contra el covid-19 acordadas para este curso. Los colectivos en defensa de la escuela pública denuncian la desigualdad territorial que acarreará esta flexibilización en las ratios.

“Las exigencias de un sistema educativo moderno, la nueva ley educativa que habla de currículums por competencias y no por contenidos con mayor atención a la diversidad, exigen que se reduzca la ratio en el tiempo. Menos es más, menos ratios es más calidad”, sentencia el portavoz de CCOO.


martes, 14 de septiembre de 2021

El Gobierno suprimirá las recuperaciones de junio en la ESO (Daniel Sánchez caballero para ELDIARIO.ES)

ELDIARIO.ES publica esta noticia



Se acabaron las recuperaciones de junio en Secundaria. El Ministerio de Educación va a eliminar los exámenes de recuperación de junio este mismo curso. El decreto de evaluación y promoción que prepara el departamento que dirige Pilar Alegría se dispone a publicar esta novedad en cuanto reciba el dictamen del Consejo Escolar del Estado, según ha adelantado el periódico balear Última Hora.

Fuentes del ministerio explican que la medida, que viene de la anterior ministra, Isabel Celaá, tiene el respaldo de las comunidades autónomas a nivel técnico. En las reuniones preparatorias del decreto, los representantes de los Ejecutivos regionales han mostrado su acuerdo con suprimir estos exámenes. Argumenta el ministerio, y coinciden los técnicos regionales –según la versión de Educación– que la convocatoria extraordinaria de junio no tiene mucho sentido en el contexto actual: eran muy pocos los alumnos que aprobaban estos exámenes apenas tres semanas después de haber suspendido el de final de curso. Además, explican las fuentes, la Lomloe apuesta por la evaluación continua y el criterio del profesorado a la hora de establecer si un alumno aprueba una asignatura o incluso pasa de curso.

En este sentido va también la supresión del número máximo de asignaturas pendientes con las que un alumno puede promocionar en un curso. En el decreto se fija el máximo en dos, pero también se explica que el número de suspensos no será el único criterio a considerar y se podrá pasar con más. Que los alumnos promocionen con materias sin aprobar es algo que pasa desde hace varios años, también en las comunidades de muchos consejeros que han protestado por esta medida, pero ahora se le da carta de naturaleza en la ley. Además, la Lomloe fija que en todo el periodo de Educación obligatoria solo se podrá repetir dos veces.

La idea del ministerio se enmarca dentro de una batería de medidas que incluye la nueva ley para reducir la tasa de repetición en España, que con casi un 30% de alumnos que no está en el curso que le corresponde se encuentra entre los países con más incidencia de este indicador en Europa.

La supresión de las convocatorias extraordinarias de junio –que hace años se hacían en septiembre, pero fueron adelantadas– viene acompañada de refuerzos educativos, según ha explicado el director general de Planificació, Ordenació i Centres del Gobierno balear, Antoni Morante, a Última Hora. "Aunque desaparezcan las recuperaciones, se reforzará la atención a los alumnos con dificultades. En cualquier caso, cabe recordar que la titulación y el paso de un curso a otro será decidido por los docentes y que no hay límite de materias suspendidas en la ESO para pasar a Bachillerato", ha explicado.

Más atención al alumnado –aunque han subido las ratios–, más medidas preventivas y no reactivas, más autonomía docente y menos exámenes definitorios de un curso escolar es el camino que ha emprendido el ministerio en su batalla contra la repetición. El tiempo dirá si funciona.

La nueva Ley de FP llega al Consejo de Ministros para su aprobación (ELDIARIODELAEDUCACION.COM)

 Reproducimos este reportaje de ELDIARIODELAEDUCACION.COM


Que el Ministerio de Educación fuera también el de Formación Profesional y aglutinase en una sola cartera la formación del sistema educativo y para el empleo, ya fue una declaración de intenciones. De aquella apuesta, y seguramente del hecho de que Isabel Celaá hubiese sido la consejera de Educación del País Vasco, buque insignia de la FP en todo el Estado, está a punto de comenzar el trámite parlamentario de la nueva ley de Formación Profesional.

El texto supone cambios importantes en la ordenación de esta oferta formativa, empezando por el hecho de esa unificación entre la FP educativa y para el empleo. Aunque otros cambios pueden ser también de gran calado, como la posibilidad de realizar microformaciones que, poco a poco, puedan suponer el alcanzar un título de grado medio o superior o que vayan dando acreditaciones de diferente tipo. Una flexibilidad que pretende mejorar la cualificación profesional de muchas personas mientras desarrollan otras labores, como el trabajo.

A partir de la aprobación del texto en el Parlamento, habrá cinco tipos de formación, de la A a la E. La primera, es la parte más pequeña, parcial y acumulable. Se pueden ir superando hasta alcanzar cierta certificación. Cuando se consiguen las suficientes, se salta a la B, también acumulable y que, finalmente conduce a la obtención de una certificación de competencia. El siguiente paso, el C, acumulable como los anteriores, supone un certificado de profesionalidad. El D es lo que se conoce como título de ciclo formativo.

El último de los grados, el E, se refiere a cursos de especialización y están destinados a quienes ya tienen un título de FP. Tendrán carácter modular y podrán estar enclavados en la secundaria postobligatoria o la educación superior. Su duración será de entre 300 y 800 horas y podrán incluir una fase práctica dual. Si se supera esta formación se conseguirá un título de Máster profesional.

El nuevo texto legal, en el que se lleva trabajando muchos meses, no ha supuesto, ni de lejos, el mismo nivel de polémica entre Ministerio y partidos políticos, aunque también ha traído algunas. La más importante ha sido la situación del profesorado técnico y la obligación de que todo el mundo tenga estudios universitarios para poder acceder al cuerpo de secundaria. El problema, que no todas las ramas de la formación profesional tienen un reflejo, más o menos certero, en la universidad. Un agravio que el Ministerio ha insistido, desde hace muchos meses, en que no afectará a quienes estén ejerciendo hoy por hoy.

Para evitar problemas legales con este profesorado, ya Isabel Celaá habló de la posibilidad de crear un nuevo cuerpo docente en el que cupieran quienes no tenían estudios universitarios. El problema, finalmente, radica en que a igualdad de trabajos, estos reciben menor salario.

Tal vez el reto más importante que tendrá que afrontar esta nueva formación profesional sea el de garantizar un número adecuado de plazas públicas en todas las comunidades autónomas. No es nuevo que miles de chicas y chicos pasen días y días, puerta a puerta, buscando plaza en los diferentes centros o que terminen en un centro privado que no siempre pueden sufragar. El Gobierno ha prometido para ello la creación de 200.000 plazas en los próximos cursos.

En los últimos años, algunas comunidades autónomas han hecho un importante esfuerzo en el concierto de plazas de FP en detrimento de la red pública, que no ha crecido al mismo ritmo. Con diferentes modalidades de subvención de las plazas.

Frente al crecimiento, desde el curso 2015-2016, de un único centro público que oferte ciclos formativos, el aumento de los concertados es de 142 centros más. En buena parte de las comunidades autónomas, en realidad, las cifras prácticamente no se han movido, ni en la pública ni en la privada, aunque hay importantes diferencias. Por ejempo, en Andalucía, hay cuatro centros públicos menos que impartan FP, mientras que los privados han crecideo en 50. Algo similar ocurre en Madrid, Comunidad en la que hace años que ya hay más centros privados que públicos. En el curso 2015-2016 públicos eran 157 y privados 151. En 2019-2020 había dos menos públicos y 35 más privados.

La mejora de la formación profesional, entienden algunos, pasa también por un aumento de la enseñanza de idiomas extranjeros en los ciclos medios y superiores para, de esta manera, poder garantizar cierto nivel de competitividad de las y los futuros trabajadores, así como mejorar su movilidad fuera de nuestras fronteras.

Otro de los elementos en los que se ha insistido mucho desde el Ministerio en los últimos años ha sido en la necesidad de mejorar el grado de digitalización de los centros de formación profesional, así como de su alumnado. Una necesidad que la pandemia, sin duda, ha azuzado aún más.

El Gobierno fía la revolución formativa a la FP mientras miles de jóvenes se quedan sin plaza en Madrid y Catalunya (Pau Rodríguez / Daniel Sánchez Caballero para ELDIARIO.ES)

Reproducimos este artículo de ELDIARIO.ES




El Gobierno lo fía (casi) todo a la FP. El Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional, en la que el Ejecutivo tiene puestas las esperanzas para reducir el desempleo juvenil y corregir, con carácter general, la distribución de trabajadores en el mercado laboral a medio plazo para acercarnos a los modelos europeos, donde hay mucha más presencia de técnicos medios y superiores.

"Debemos a toda una generación de jóvenes una oportunidad de empleo de calidad como la que les puede proporcionar la Formación Profesional", explicó este martes la ministra de Educación, Pilar Alegría, en rueda de prensa tras el Consejo. Tiene tarea la ministra para cumplir. Buena parte de toda una generación de jóvenes, la actual, se está quedando fuera de la FP por la falta de oferta de plazas en Madrid y Catalunya: se calcula que a día de hoy unos 40.000 aspirantes se han quedado sin su opción de estudios preferida solo entre estas dos comunidades, aunque la Generalitat está tratando de solucionar su problema.

El hijo de Isabel Torrijos es uno de ellos. El joven, de 16 años y residente en Terrassa (Barcelona), quería estudiar informática "desde siempre", según cuenta su madre. Pero se ha quedado fuera en primera instancia. Torrijos explica que el Departamento de Educación pretende que los alumnos que se han quedado fuera estudien "en cualquier otra formación", pero para ella esto es la fórmula del fracaso: "Con esto el abandono escolar va a ser enorme, no tiene nada que ver estudiar lo que te gusta con lo que te dicen que estudies", augura.

Isabel Galvín, responsable de Educación de CCOO en Madrid, coincide en este punto y explica que en Madrid está sucediendo algo parecido. Un par de decenas de miles de estudiantes se han quedado sin plaza en su ciclo favorito, según cálculos del sindicato –hecho que en la comunidad es habitual–, y muchos de ellos, explica Galvín, van a ir a parar a Bachillerato como plan b, "pero sabemos que a medio plazo esto tiene un recorrido regular".

En ambos casos, denuncian actores afectados, se ha alegado una gran demanda sobrevenida que no se podía prever. "Lo cierto es que este pasado curso (2020-2021) la FP ya experimentó la mayor subida de todas las enseñanzas, un 9,3% más sobre el año anterior", replica CCOO respecto a Madrid. "Quizá eso les podría haber dado una pista sobre la tendencia al alza de la Formación Profesional, y así adecuar la oferta a una demanda creciente.

Objetivo, 200.000 nuevas plazas

La propuesta del Ministerio de Educación, que pasa ahora al trámite parlamentario para su aprobación definitiva, se centra en diferentes novedades con la vista puesta en flexibilizar la etapa, hacerla más atractiva para todos los estratos, profesionales o estudiantes, como conferir mayor protagonismo a las empresas, mediante la creación de un tutor de empresa que evalúe una parte de los conocimientos del alumno; la integración de todas las modalidades de la FP; y la posibilidad de realizar cursos de menor duración que los actuales. Todas estas medidas, que se pueden resumir en unas cuantas claves, tienen por objeto "plantear una oferta formativa atractiva y competitiva" a los estudiantes.

La ministra Alegría ha recordado tras el Consejo de Ministros que Educación se ha comprometido a aumentar la oferta de plazas públicas en 200.000 puestos. Hasta el momento, según datos de la ministra, se han financiado 40.000, este curso que arranca se añadirán otras 60.000 y el resto están comprometidas para 2023. El objetivo del Gobierno, ha admitido Alegría, es que en el medio plazo haya más jóvenes que elijan la FP que la Universidad.

"El desempleo afecta seis veces menos a los jóvenes con una FP que a los jóvenes en general", insistió Alegría para reforzar la importancia de esta política del Gobierno. "Impulsar la FP es la mejor manera de invertir en economía y reducir el paro juvenil. Es un proyecto de país, que nos europeiza", ha valorado.

El problema que tiene el Gobierno es que las competencias educativas, también de la FP, las tienen las comunidades autónomas. Y aunque en la mayoría no hay jóvenes quedándose sin plaza y la ley viene con una memoria económica de 5.474 millones de euros, según desglosó la ministra, está a expensas de los Ejecutivos regionales. Y no todos parecen estar tan por la labor.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, infravaloró el problema ayer en una ronda de reuniones con los partidos de la oposición, replicando a las quejas de ciertas formaciones como Más Madrid o Unidas Podemos (UP) con el argumento de que en la primera ronda se quedaron unas 3.000 plazas sin cubrir, que han sacado en segunda convocatoria y que han sido las causantes de imágenes de familias haciendo cola en los centros para asegurarse una de las últimas plazas.
Una segunda ronda en Catalunya

En Catalunya, jóvenes como el hijo de Torrijos van a tener una segunda oportunidad. Esta semana se decide el futuro de los miles de alumnos que se quedaron sin plaza de FP, un inaudito volumen de estudiantes desatendidos que ha abierto una crisis entre el Govern, los ayuntamientos y los sindicatos. El Departamento de Educación ha tratado de atajar el problema con una nueva convocatoria extraordinaria en la que ofertará unas 4.000 plazas nuevas y otras 10.000 que ya quedaron vacantes, a partir de este 8 de septiembre, pero está por ver que dé respuesta a todos los que se iban a quedar fuera en la matriculación.

El número exacto de estudiantes que quieren cursar un Grado Medio o un Grado Superior en Catalunya y no pueden es una incógnita, pero los sindicatos tienen claro que se cuentan por miles. Para empezar, completaron la preinscripción 96.000 aspirantes para un total de 68.167 plazas, un decalaje de 28.000 personas. Desde Educación reconocen que no se esperaban que este curso las solicitudes para cursar FP se disparara tanto, un 23% en tan solo un año, cuando el crecimiento hasta ahora era de máximo un 2% interanual, según fuentes oficiales.

La explicación por parte de la Generalitat es que las consecuencias de la pandemia y los ERTE han devuelto hacia el sistema educativo a muchas personas. El 21% de los demandantes de plaza tiene más de 20 años. Pero esto no es una excusa para lo que ha ocurrido, según denuncia el sindicato UGT. "Tienen las preinscripciones desde el mes de abril. Si les pilló por sorpresa, al menos deberían haber corregido la situación con nuevas plazas y una nueva convocatoria antes del verano, no ahora", afirma Jesús Martín, responsable de FP en el sindicato.

Entre la preinscripción y la matrícula, también cabe precisar que unas 8.000 personas renunciaron a completar el proceso, pero aun así esto dejaría a más de 20.000 alumnos sin plaza. O cuanto menos sin acceso a los estudios que ellos querían.

Porque a esta complicada situación hay que añadir que, a la vez que existe una la falta generalizada de plazas, muchos grupos de según qué especialidades están vacíos. No son pocos: Educación registró más de 10.000 vacantes entre los grados Medio y Superior. Esto ocurre porque hay estudios que tienen muchísimo tirón, como los vinculados a la informática o a los cuidados (auxiliar de enfermería, integración social o educación infantil), mientras que otros del sector industrial resultan menos atractivos.

Este desajuste será uno de los retos que deberá resolver en Govern más allá de si la convocatoria extraordinaria de cerca de 14.000 plazas estos días acaba por satisfacer a los alumnos que se habían quedado fuera.
Caos en Madrid

En Madrid estos días se han visto imágenes de familias haciendo cola ante los propios centros de FP tratando de obtener alguna plaza de última hora, tal y como confirman los sindicatos.

Los sindicatos en la región reclaman que miles de jóvenes se quedan fuera de su elección "por una decisión política adoptada en favor de las empresas privadas de FP", explican desde UGT. Una política que ha dibujado un mapa de la FP en el que hay 227 centros privados frente a 122 públicos, según datos del sindicato.

La situación es especialmente dramática en los estudios sanitarios, que han cogido un gran impulso con la pandemia, añade CCOO. "El porcentaje de excluidos en estudios sanitarios llega, en algunos casos, a superar el 90%. En Dietética, por ejemplo, el 69% de las solicitudes han sido rechazadas; en Prótesis Dentales se quedan sin plaza pública el 78% de los estudiantes; en Laboratorio Clínico y Biomédico, el 90%", desglosa el sindicato.

Pero la Comunidad se ampara en la falta de demanda en determinadas áreas, denuncian los sindicatos. "Y con esos casos impugna la totalidad del sistema y justifica los recortes", lamenta CCOO. "Lo cierto es que este y anteriores gobiernos regionales no han hecho nada para solucionar este problema, que tendría fácil solución mejorando la orientación a jóvenes, ofreciendo incentivos con matrículas más bajas, o implementando un sistema de becas para los estudios públicos que más demande el sector productivo".

Mientras esto sucede, o más bien no sucede, las familias sin plaza quedan abocadas a elegir otra formación o acudir a los centros privados. Este es el plan B de la familia Torrijos, explica Isabel, aunque supondría un gran coste. "Son 400 euros al mes, que no puedo pagar. Me tendría que hipotecar por segunda vez, y ya tengo una hipoteca", cuenta. Su esperanza concreta está en la repesca de este miércoles.

Bienvenidos (vídeo de los trabajadores de las Escuelas Infantiles y Casas de Niños de Leganés)


Los trabajadores de las Escuelas y Casa de Niños han hecho un video intentando mostrar su ESPERANZA e ILUSIÓN por y en la escuela pública.



Se inicia un tercer curso condicionado por la pandemia (Manuel Menor)

Publicamos este artículo del cumpleaños Manuel Menor


 

La inestabilidad preside muchas revisiones que se están haciendo a la baja en las diversas Comunidades autonómicas para el nuevo curso.

 

Desde hace unos mil días nos movemos por un túnel que, mientras parece dar señales de su final, no deja de indicar que vaya usted a saber lo que queda por delante en medio de pretensiones tranquilizadoras. En nuestras neuronas se debaten sensaciones contrarias, de prevención y cierto miedo todavía, mientras quiren predominar las maneras normalizadoras de la situación vital.

 

“Normalidad”

 

La cuestión está volviendo a situarse en lo que cada cual entiende, una vez más, por “normalidad”, hábito que, oscilante e incluso demente, puede que vaya a ser el núcleo del gran debate del curso que inicia ahora su andadura. Es evidente, por ejemplo, que, con la Covid-19 presente, no es lo mismo una distancia que otra entre los alumnos de un aula, la variable proporción de cuantos puedan convivir razonablemente en ellas y  en los recreos, y, por tanto, el número de profesores de apoyo y los recursos que se incrementan o disminuyen, según alguien con poder de decidir juzgue pertinente. Con unas u otras decisiones –casi siempre adoptadas de modo oscuro-, establece una u otra “normalidad escolar”, que se añade, además, a otras supuestas normalidades que arrastraban los centros educativos sobre todo en los últimos diez años de recortes, preferencias por redes educativas particulares y aparentando siempre dar cumplimiento al precepto constitucional de la universalidad educativa. Del conjunto resultante de la normativa que atañe a  este comienzo de curso, ya se puede advertir, de entrada, que la “normalidad” a que parece aspirarse en tres o cuatro Comunidades autonómicas de acendrada tradición erosionadora de lo público, es la de antes de marzo de 2020.

 

De un tiempo a esta parte, y especialmente desde final del curso pasado, se pudo advertir el ansia de algunos consejeros de educación por ir revirtiendo supuestos excesos que pudieran haber traído consigo las variaciones de dotaciones y recursos que, sobre todo en el curso 2020-21, se habían establecido. En este momento, parece que se esté queriendo volver a aquella “normalidad” anterior, la que desde 2007 se había construido a costa de desidias, disminución de medios y personal. Como si de algo físico se tratara, y que el principio de Arquímedes de los flujos que conlleva la práctica del derecho de todos a la educación se encargara de reequilibrar el sistema a su posición óptima, su ley está siendo invocada estos días para encauzar ese afán de regreso melancólico al pasado; cuantos siguen los avatares de la educación conocen momentos históricos en que lo que bien orientado parecía fue considerado excesivo y se recondujo a la rancia posición tradicional. No importa que quienes paguen el pato con esta regresión de ahora sean los que siempre han sufrido la desigualdad escolar desde antes de haber nacido: también esta es tradición “normal”.

 

Va a ser difícil, sin embargo, convencer al personal docente de que siga arriesgando su voluntariedad una vez más en pro de un supuesto bien común como el de la educación pública, del que sus verdaderos beneficiarios son quienes no necesitan que el Estado proteja y defienda este su derecho principal de ciudadanos. De hecho, les da igual que se arruine y privatice cada vez un poco más el sistema de la educación pública, dentro de la gloriosa “libertad de mercado” con que está siendo concebida y desarrollada por instancias privilegiadas de nuestra vida social, cultural y política; ya tienen lo que anhelan para sus hijos o fieles seguidores, y a sostenerlo va esta animosidad por recobrar “la normalidad” de antes restableciendo al máximo “la competencia”, la “calidad educativa”, “la excelencia” y cuanto encierra de mercantilismo económico su bandera de la “libre elección de centro”.

 

Desangelamiento

 

Algunos sindicatos han emitido comunicados de protesta: CCOO lo acaba de hacer estos días, y los socios de la Mareaverde en la Plataforma por la Educación Pública lo reivindicaron este pasado sábado en la calle…. Pudo comprobarse, de todos modos, que estos signos de disconformidad, un poco desangelados, han dejado la sensación de que los asuntos de educación siguen siendo, incluso en un contexto de cambio profundo como el actual, una cuestión menor, muy alejada de la movilización que suscitan las precariedades laborales, las vueltas y revueltas que esté dando el paro, la curva de la evolución económica, urgencias de sectores económicos como el Turismo y otras mil historias capaces de conmovernos y motivar críticas airadas… La educación parece que, como siempre, haya de seguir siendo algo a lo que a algunos les viene dado por  clase social, mientras que a otros les sobrara con atender un poco a su escolarización para que no estorben demasiado en la calle y en las casas.

 

Con los recortes que muchos responsables de las Comunidades autonómicas están prefiriendo de nuevo –e, indirectamente, también la LOMLOE por lo que no modifica-,  es fácil deducir que la educación como clave del Estado social de bienestar y de la justicia distributiva, tratando de conciliar libertad y universalidad educadoras, seguirá en el limbo que ha estado en los años de las crisis anteriores. Nadie parece creer en serio en que lo que se predica sobre su importancia para modernizar el país de modo acorde con las urgencias del presente, fortalecer la convivencia democrática y erradicar los vicios y problemas que subyacen en nuestras relaciones sociopolíticas, pueda subsanarse con algo decididamente mejor.

 

Se prefiere el castizo que “inventen ellos”. Coherente parece, pues, que, incluso ahora que hay recursos y créditos europeos para apoyar consistentes medidas de cambio, haya tantos responsables en estas materias aplicados, antes que nada, a que su función primordial consista en recortar de nuevo lo que debe ser inversión de futuro. Tales gestos evidencian, una vez más, que el sueño de toda servilleta por ser mantel no se cumplirá impunemente; y que el modelo a seguir tampoco puede ser como el que ha operado, también en los últimos más de mil días, respecto a la renovación del Consejo General del Poder Judicial; el  desapego y descolo demostrado permite aventurar que  el curso que acaba de iniciarse no puede sino ver estancada la necesaria renovación estructural de la Justicia en España. Atentos.

 

Manuel Menor Currás

Madrid, 06.09.2021.


domingo, 12 de septiembre de 2021

16-9-2021: Marea Verde Madrid convoca concentración por #SOSBajadLasRatios y por #VueltaSegura21_22

Desde Marea Verde Madrid convocamos a toda la comunidad educativa en defensa de la Educación Pública a la siguiente concentración frente a la Asamblea de Madrid el próximo 16 de septiembre de 2021 a las 17:30 horas.

Lugar: Asamblea de Madrid. Av, Pablo Neruda 142 (frente al centro comercial). Madrid 28018.

Hora: 17:30

Círculo verde Es imprescindible la unidad y la movilización de la Comunidad educativa y tod@s l@s que defendemos la Educación Pública 




 SOS cuadrado La Educación Pública madrileña está en situación de emergencia educativa:

Triángulo rojo señalando hacia arribaSubida de ratios y masificación de centros y aulas Flecha señalando hacia la derecha y luego girando hacia abajo Triángulo rojo señalando hacia abajo Reducción de casi 5000 docentes y otros perfiles educativos Flecha señalando hacia la derecha y luego girando hacia abajo Triángulo rojo señalando hacia abajo Pérdida de calidad educativa Flecha señalando hacia la derecha y luego girando hacia abajo Triángulo rojo señalando hacia arriba Riesgo x las medidas sanitarias…


Junt@s conseguiremos:

Signo grueso blanco de verificación Signo grueso de resta ratios
Signo grueso blanco de verificación Signo grueso de suma plantillas y estabilidad
Signo grueso blanco de verificación Signo grueso de suma resultados y mejor convivencia
Signo grueso blanco de verificación Signo grueso de suma centros y recursos
Signo grueso blanco de verificación Signo grueso de suma garantías sanitarias...

 

Manifiesto por una #VueltaSegura21_22 




domingo, 5 de septiembre de 2021

9-9-2021: Asamblea monográfica "Acciones y movilizaciones 2021-22" (18:00 h., en zoom). Asamblea Marea Verde Madrid

 


 SOS cuadrado La Educación Pública madrileña está en situación de emergencia educativa:

Triángulo rojo señalando hacia arribaSubida de ratios y masificación de centros y aulas Flecha señalando hacia la derecha y luego girando hacia abajo Triángulo rojo señalando hacia abajo Reducción de casi 5000 docentes y otros perfiles educativos Flecha señalando hacia la derecha y luego girando hacia abajo Triángulo rojo señalando hacia abajo Pérdida de calidad educativa Flecha señalando hacia la derecha y luego girando hacia abajo Triángulo rojo señalando hacia arriba Riesgo x las medidas sanitarias…


Círculo verde Es imprescindible la unidad y la movilización de la Comunidad educativa y tod@s l@s que defendemos la Educación Pública 


Junt@s conseguiremos:

Signo grueso blanco de verificación Signo grueso de resta ratios
Signo grueso blanco de verificación Signo grueso de suma plantillas y estabilidad
Signo grueso blanco de verificación Signo grueso de suma resultados y mejor convivencia
Signo grueso blanco de verificación Signo grueso de suma centros y recursos
Signo grueso blanco de verificación Signo grueso de suma garantías sanitarias...

 Entradas relacionadas: 

MANIFIESTO “Por una vuelta segura a las aulas. Por un Plan de rescate para la Educación Pública” (Manifestación 4-9-2021). Asamblea Marea Verde Madrid


MANIFIESTO “Por una vuelta segura a las aulas. Por un Plan de rescate para la Educación Pública

Comenzamos el curso 2021-22 con la misma emergencia educativa con la que lo acabamos. El gobierno de la Comunidad de Madrid sigue demostrando su absoluto desinterés por la Educación Pública y con la vuelta a las ratios pre-pandemia también por la propia seguridad de la comunidad educativa.

Madrid es la Comunidad que menos invierte por alumn@ en la Educación Pública, pese a considerarse la más rica del conjunto del Estado español.

Faltan plazas públicas en toda la comunidad de Madrid y se han cerrado aulas para este curso que comienza (pérdida de 1.843 plazas). Siguen sin construirse centros en los nuevos barrios o municipios como es el caso del IES Pérez LLorca de Parla y se hacina al alumnado en barracones como en el IES Humanejos. La falta de centros y aulas en Alcalá de Henares, Parla, Getafe, Rivas, Paracuellos, Aravaca, Montecarmelo o Colmenar son el ejemplo de que no hay previsión ni inversión en la Educación Pública madrileña.

Sigue siendo una Comunidad con uno de los más altos porcentajes de alumnado por aula en enseñanzas no universitarias y especialmente en Educación Infantil, etapa crucial en el desarrollo. La falta de plazas públicas en Ciclos Formativos es un atentado contra el derecho a una Educación Pública porque obliga a los alumnos a ir a la concertada o a quedarse sin la formación elegida, como ocurre en Parla con la falta de plazas en Automoción o en el Ciclo de Auxiliar de Enfermería. La falta de plazas TEA obliga al alumnado de secundaria a acudir a centros especiales aunque las familias no lo deseen porque en Madrid hay insuficientes aulas TEA.

Igualmente, las horas lectivas del profesorado, superiores a la media española, impiden que l@s docentes puedan preparar sus clases adecuadamente y la vuelta a las 18 horas lectivas anteriores a la crisis parece un espejismo. Además, se contrata a muchos menos profesionales dedicados a la atención a la diversidad, aunque haya previsiones de aumento de los Equipos de Orientación y se incumplen los acuerdos con los sindicatos sobre los Equipos de Orientación Psicopedagógicos y que establece la ley, dejando al alumnado más vulnerable y a los ACNEAE sin los apoyos que necesitan por falta de PTSC, PT y AL. Además se siguen obstaculizando las plazas del profesorado que se acoge al porcentaje reservado en caso de alguna discapacidad.

También, desgraciadamente, la formación universitaria es precisamente la más cara del conjunto del Estado.

Con este panorama y pese a las ayudas del gobierno central y las ayudas europeas, el fin de los “refuerzos covid” (cierre de los 4.987 grupos extra) y el aumento de las ratios por aula coloca de nuevo la Educación Pública madrileña en la peor situación posible, vulnerando el derecho a una educación de calidad en la que se pueda atender de forma individualizada la diversidad del alumnado y su inclusión en todas las etapas educativas con unos servicios públicos de Orientación adecuados. Ni qué decir que se atenta contra la tan cacareada “libertad de elección” precisamente cuando se trata de elegir una plaza pública que la Comunidad no ofrece porque o se ha cerrado o no se ha creado.

Durante el curso 2020-2021 en aquellas etapas educativas en las que se ha bajado la ratio del alumnado por clase y la enseñanza ha sido completamente presencial, se ha experimentado una mejora en la calidad educativa, en la convivencia y en la atención individualizada. Así lo han comprobado familias, profesorado y alumn@s.

Es necesario que sigamos disminuyendo y mejorando las ratios, eliminando la semipresencialidad, si queremos que la educación cumpla con el papel que la Constitución otorga a la formación de todas y cada una de las personas que conforman la sociedad en la que convivimos en su diversidad.

Si tenemos en cuenta las etapas de Educación Infantil o Primaria, vemos la importancia de afianzar en esas edades la educación contando con el mayor número de recursos para abordar la integración y el aprendizaje atendiendo todas las dificultades y, por supuesto, continuarlo en etapas tan cruciales como la ESO o la FP y el Bachillerato.

Además, el curso 2021-2022 comienza sin haber superado la presente pandemia, por lo que no se puede entender cómo ni siquiera se mantienen, cuanto menos, las ratios establecidas en el curso anterior como medida de seguridad. Para una vuelta segura y sobre todo para una recuperación y mejora de la calidad educativa muy afectada por la pandemia, tanto el Gobierno estatal como el de la Comunidad de Madrid deben comprometerse con este objetivo.

La falta de inversión en la Educación Pública coloca al alumnado madrileño en una situación de vulnerabilidad y desigualdad injustificadas teniendo en cuenta las posibilidades de la Comunidad de Madrid y los aportes incrementados por Europa.

Si bien es cierto que Isabel Díaz Ayuso prometió que iba a bajar las ratios, su propuesta nos parece muy engañosa y completamente insuficiente. Se supone que su plan comienza en 2022-23 con el primer curso de Educación Infantil segundo ciclo (3 años) en el que habrá 20

niñ@s por clase y progresivamente y, a partir de este curso, se irá generalizando a todos los cursos. Esto supone que no afectará a todas las etapas educativas hasta dentro de 14 años. Además, sin más inversión y sin un aumento de líneas provocará un recorte de las plazas públicas. Si en el curso pasado hubo una bajada de ratios ¿por qué no seguir así en 2021-22?

Por otro lado, comenzamos el curso con el anuncio de que el gobierno de la derecha y de la ultraderecha madrileña va a aprobar la Ley Maestra de Educación. Esta ley tiene como objetivo anular algunos de los aspectos progresistas y a favor de la escuela pública que incorpora la nueva ley estatal de educación, la LOMLOE, blindando y favoreciendo a los centros educativos privado-concertados, infravalorando y estrangulando aún más a los centros públicos. Las familias se merecen una verdadera libertad de elección, en la que se pueda optar, si se quiere, por una Educación Pública inclusiva y de calidad.

Por todo lo expuesto, desde Asamblea Marea Verde, exigimos tanto al gobierno estatal como al madrileño que aumenten la inversión en educación pública, llegando al 7% del PIB de financiación, y usen los fondos europeos adecuadamente. No se pueden seguir cerrando líneas en centros públicos, de hecho necesitamos con urgencia nuevas construcciones en una sola fase en los barrios nuevos.

Asimismo, es una emergencia mantener las ratios bajas para este curso 2021-22, eliminando la semipresencialidad y establecerlas de forma permanente. Desde AMV consideramos que lo óptimo es llegar a 15 alumn@s por clase en todas las etapas educativas y un menor número aún en Infantil. Además, se debe volver a las 18 horas lectivas del profesorado y aumentar los perfiles profesionales necesarios para asegurar una atención a la diversidad adecuada. Y finalmente, nos oponemos firmemente a la Ley maestra de Educación, que vulnera los derechos de los niños y niñas a un sistema educativo inclusivo y equitativo.

Llamamos a la unidad y la movilización de toda la comunidad educativa y de tod@s l@s que defendemos la Educación Pública. Por un curso 2021-2022 seguro y que garantice la calidad y la inclusión educativa para todo el alumnado.

Una sociedad bien formada y educada es una sociedad de futuro y cohesionada, de tod@s para tod@s.

4 de septiembre de 2021
Asamblea Marea Verde Madrid

Entradas relacionadas: