miércoles, 31 de agosto de 2016

Información destacada de la Marea Verde

¡Sí se puede!: La movilización da sus frutos

Ranking de las entidades más interesadas en la privatización de la Educación Pública (Asamblea Marea Verde Madrid)

                    

Petición de apoyo a la ILP Escolarización Inclusiva

 Carta por la Educación Pública (Mareas por la Educación Pública)

Campaña NO al TTIP (Tratado Trasantlántico de Comercio e Inversión UE-EEUU)

Comunicados, manifiestos, escritos,... Marea Verde

Novedades:

CONCLUSIONES ASAMBLEA MAREA VERDE 9 DE JUNIO DE 2016

Información y enlaces de las IV Jornadas "La Educación que queremos" de Mareas por la Educación Pública (Albacete)

¡Importante!


viernes, 12 de agosto de 2016

Acuerdos de la Asamblea de Mareas por la Educación Pública (Albacete, 10 -7-2016)






Puedes descargar el documento 
en pdf 
en jpg: página 1
en jpg: página 2
en jpg: página 3
en jpg: página 4


Entrada relacionada:


Ocho de cada diez docentes rechazan las 'reválidas' de ESO y Bachillerato (eldiario.es)

  • El 87,6% de docentes encuestados de centros públicos y privados no universitarios niega que la LOMCE suponga una mejora para la educación de España, según una macroencuesta elaborada por la UAM
  • El 92,7 protesta porque la reforma educativa impulsada por el PP careció de la participación del profesorado. El 71,3% no comparte la eliminación de Educación para la Ciudadanía
  • Sobre la pregunta exacta de "si la incorporación de las evaluaciones externas que realiza la Lomce es adecuada", el 60,6% está "totalmente en desacuerdo", y el 20,1%, "en desacuerdo"
En torno al 80% del profesorado no universitario rechaza los contenidos curriculares y las evaluaciones externas de la Lomce por considerar que no son los adecuados para la educación española, según datos de un estudio de opinión realizado por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

Más aun, el 87,6% niega que esa ley suponga una mejora para la educación de España, de acuerdo con las respuestas de una encuesta realizada a 6.054 docentes y directivos de centros públicos y privados de Infantil, Primaria y Secundaria de todo el país, publicada recientemente.

El estudio ha sido elaborado por Héctor Monarca, secretario académico del Departamento de Didáctica y Teoría de la Educación de la UAM; Noelia Fernández-González, docente e investigadora en formación del mismo departamento; y César Piedrahita, estudiante del último curso de Matemáticas.

Preguntados por si se necesitaba esta nueva ley, prácticamente el 80% opina que no. De hecho, el 87,1% tiene una consideración baja o muy baja de ella; y el 86,3% estima que no contribuye a mejorar la inclusión educativa.

Si es profesorado de la escuela pública, el 80,7 % cree que la educación española no necesitaba esta ley, proporción que disminuye al 72,1 % en el caso de los que enseñan en centros concertados y privados.

El 83,8% de los docentes concluye que la Lomce no favorece la profesionalización del profesorado. El 70,4% discrepa del sistema de elección de los directores de centros implantado por la ley; y el 77% ve insuficiente la autonomía que otorga a colegios e institutos.

El 75,3% cree que el tratamiento de las competencias educativas que hace la Lomce no supone una mejora respecto a la legislación anterior.

En esta línea, el 89,6% piensa que el proceso de aplicación de la reforma no ha sido el adecuado. Siete de cada diez lo creen así "totalmente". Casi el 82% asegura que tiene un conocimiento alto o muy alto de la Lomce.

También el 92,7% asegura que la reforma educativa impulsada por el PP careció de la participación del profesorado. Y el 75,1% indica que tampoco se contó con las autonomías.
En desacuerdo con las 'reválidas'

El 71,3% no comparte que la asignatura Educación para la Ciudadanía haya dejado de ser obligatoria para todos los alumnos. Sobre la pregunta exacta de "si la incorporación de las evaluaciones externas que realiza la Lomce es adecuada", el 60,6% está "totalmente en desacuerdo", y el 20,1%, "en desacuerdo".

Cuando se trata de saber si los contenidos curriculares de la reforma son "adecuados", el 44,3% se muestra "totalmente en desacuerdo"; y el 32,4%, "en desacuerdo".

A la educación pública pertenecen el 86,9% de los encuestados, y el 13,1%, a la concertada y privada. Por etapas, el 56,9% enseña en la Secundaria; el 38,4%, en la Primaria; y el 4,7% en la Infantil.

Artículo publicado en eldiario.es

Puedes leer el informe completo en repositorio.uam.es

Entradas relacionadas:


miércoles, 10 de agosto de 2016

Objetivos y herramientas propuestos para implantar un nuevo modelo de universidad en el proyecto de ley de la CAM (CUPUMA)

Juan nos envía este correo:

Estimados compañeros/as, os enviamos el siguiente comunicado:
Quede claro que con el presente texto, CUPUMA no pretende más  que  iniciar el desbroce de  un camino, que obligatoriamente tendremos que recorrer entre todos, si queremos impedir que se confirme la amenaza que se cierne sobre todos nosotros.

Objetivos y herramientas propuestos para implantar un  nuevo modelo de universidad en el proyecto de ley de la CAM
Como casi siempre -y mucho más en esta época de reinado absoluto del eufemismo más mistificador-, los objetivos que se afirma alcanzar, pueden ser considerados razonables: “El objetivo principal es generar un consenso estable sobre los grandes objetivos que debe perseguir la Enseñanza Superior en la Comunidad de Madrid y las herramientas básicas para conseguirlos”.
El problema es que siendo posible compartir los objetivos, analizando los medios que se pretenden utilizar para lograrlos, nos encontramos con frecuencia con la aparición de numerosas contradicciones, consecuencia inevitable de que las herramientas previstas para alcanzar el objetivo, delatan claramente sus verdaderas intenciones.
Las 53 páginas de que consta el proyecto que se presenta como punto de partida para la nueva ley de  Universidades de la CAM, dibujan un panorama aterrador para el porvenir de la Universidad Pública. La propuesta de la CAM pretende prioritariamente acabar con los pilares sobre los que fue erigida la Universidad Pública, y sustituirlos por planteamientos de lo que se podría llamar Universidad Gerencial o Universidad Empresarial, que es otro eufemismo de la Universidad Privada.
Porque el verdadero  fondo de la cuestión es el concepto, el modelo de Universidad. Y las dos alternativas posibles son, o la Universidad entendida como servicio público, o la universidad concebida como EMPRESA. En la primera opción predomina el interés público y en la segunda el interés privado, el beneficio, el mercado. Son dos modelos de Universidad que en teoría se corresponden con los de  Universidad  Pública y Universidad Privada en la que la Universidad Gerencial estaría planteada como un inevitable paso intermedio.
La autonomía universitaria, consagrada por la propia constitución, es en estos momentos el mayor problema para poder conseguir ese cambio de modelo. La CAM parece opinar lo mismo y por lo tanto ese será su principal objetivo y la mayor parte de las “sugerencias” van en el sentido de sustituir la autonomía universitaria por un control absoluto por parte de la CAM.
El control se establece fundamentalmente a través de cuatro  instrumentos:
1. La financiación. : “la futura ley debería contener el marco general en el que se desarrolle la financiación universitaria, distinguiendo esencialmente tres fórmulas: la directa de carácter básico, la que se canaliza a través de contratos programa, y la financiación atribuida mediante convocatorias competitivas”
Aquí ya nos encontramos con la primera apuesta decisiva. Entre la opción de que cada universidad disponga de la financiación  que necesite, y la de que compitan entre ellas por cualquier medio para conseguir alcanzar la mayor parte del botín, se elige claramente la segunda.
2.- Profesorado: Muy posiblemente la parte más significativa de la propuesta. Se plantea una radical  trasformación del trabajo y la función del profesor a través de  un doble camino:
a) dentro de las estructuras actuales. La mayor novedad supone la creación  de diferentes tipos de profesores, fundamentalmente dos: profesores docentes y profesores investigadores. Pero aún más grave que esto supone la jerarquización que establece entre ellos, con clarísima preeminencia a favor de los profesores investigadores, puesto que consideran que tienen mayor capacidad de aportar financiación externa. Es decir que los profesores de primera- investigadores- verán reducida su docencia, incluso hasta su llegar a su absoluta desaparición, mientras que los de segunda –docentes- irán aumentándola progresivamente para lograr consolidar la desvinculación docente de los investigadores.
b) A través de la creación de nuevas figuras contractuales, fundamentalmente la creación de los denominados profesores agregados, que sin necesidad de ser funcionarios tendrán competencias y emolumentos equivalentes a las de titulares y catedráticos.
3. Sistema de Gobierno: refuerzo y control de los órganos menos democráticos de la Universidad como el Consejo Social.
Del análisis del texto se puede concluir que el objetivo previsto de controlar los Consejos Sociales -y a través de ellos, las Universidades Publicas-  tiene un alto porcentaje de probabilidades de alcanzar su objetivo, como también el de contribuir a la desaparición de los cada vez más  escasos reductos democráticos que aún restan en las Universidades Publicas.
4.-La falta de trasparencia. Ahora ya nadie puede decir que no está a favor de la transparencia-existe una ley en vigor sobre el tema-, pero inevitablemente aparecen las contradicciones: Hablando de un nuevo órgano que pretende crear afirma: ”El consejo académico debería estar integrado por académicos ajenos a la propia universidad, preferiblemente que no desempeñen su actividad en España. Además, la experiencia enseña que este tipo de órganos puede inhibirse en la sinceridad del análisis o recomendaciones si sus documentos son públicos, por lo que debería contemplarse que tales documentos solo fueran accesibles para el consejo social y el equipo de gobierno de la universidad.”

Pero no es el único caso: “El consejo social debe poder dirigir recomendaciones y propuestas a los órganos de gobierno de la universidad y decidir si las hace públicas o no.” De nuevo aparece la contradicción: los representantes de la ciudadanía teniendo -y con toda probabilidad ejerciendo- la opción de negarse a hacer públicas sus propuestas y recomendaciones, impidiendo que sean conocidas precisamente por los ciudadanos –y por los miembros de la comunidad universitaria- a los que teóricamente deben y dicen representar. Falta absoluta de transparencia. Incoherencia. Opacidad total.
CUPUMA ha recibido numerosas sugerencias que planteaban la posibilidad de convocar una reunión para ver cómo afrontar el tema y plantear alternativas. Estamos trabajando para intentar  reunir a miembros de los tres colectivos (PDI, PAS, Estudiantes)  probablemente el próximo 8 de septiembre, jueves con la finalidad de ponernos de acuerdo en  el camino más idóneo para conseguir una Universidad Pública, de  calidad, de todos y para todos. Cuando estén confirmados todos los datos os informaremos puntualmente. 

CUPUMA (Coordinadora Universidades Públicas de Madrid)

martes, 9 de agosto de 2016

Comunicado contra las reválidas de la LOMCE y contra todos los recortes en Educación (Mareas por la Educación Pública)



Puedes descargar el comunicado en pdf y en jpg.

6-9-16: ASAMBLEA MAREA VERDE MADRID (17:30 h., en el CEIP Javier de Miguel. C/ Puerto de Viñamala 11)





























Puedes descargar el cartel en este enlace.

Entrada relacionada:



Platón y la Moncloa (Manuel Menor)

Manuel Menor nos envía su último artículo:

No es verdad que los diálogos de la Moncloa tengan que ver con los de Platón

Siguen primando los decretos, contrarios a las formas democráticas, que no favorecen ni la buena educación ni las posibilidades del buen gobierno. El ideal sigue siendo sostenella y no enmendalla.

Vuelve a oírse mucho lo del diálogo y, últimamente, hasta el consenso vuelve al ruedo mediático. Pero están que no cesan en su amor patrio por el poder: hasta Maíllo muestra afán dialogante. E, indefectiblemente, vienen a la memoria las veces que en estas dos pasadas legislaturas derrocharon sordera quienes ahora reclaman audiencia para sus posibles propuestas. Dispuestos están, incluso, a pactar 125 puntos que acaban de encontrar ahora en aquel acuerdo de Ciudadanos y PSOE, no sabemos si ya fenecido del todo y que tanto denostaron. En cómo lo han dicho estos días siguen con idéntica prepotencia que casi siempre que ha habido mayorías absolutas en el Parlamento y vimos funcionar “el rodillo”. ¿Cuántas veces, en estos últimos años, no pensamos que esta institución –el lugar de la palabra y del oído abiertos- carecía de sentido ante cuestiones que pasaron por allí sin apenas el mero trámite hacia el BOE? ¿En cuántas ocasiones la calle ha tenido que servir de ágora ante decisiones infumables? ¿Qué quedó por hacer como no fuera esperar a unas elecciones para ver si cambiaba algo? ¿Ha de confiarse ahora en que, en nombre de ocho millones, los mismos que siguen al mando –que no quieren provisional- hayan aprendido qué les conviene a los otros dieciséis? ¿En nombre de qué?

Lo que hemos aprendido
En asuntos educativos, no olvidamos cómo aprendieron a “dialogar” en la etapa ministerial de Esperanza Aguirre –que se negó al pacto que le tendieron desde la Fundación Encuentro en septiembre de 1997- y, sobre todo, con la propuesta de consenso en la etapa de Gabilondo. Lo tremendo es que siguen igual. No se fían del Parlamento y acuden al Real Decreto, esa fórmula legislativa similar a cuando las decisiones no venían de La Moncloa sino de El Pardo. Desde diciembre del año pasado no acuden a dar explicaciones, porque –en una interpretación constitucional laxa- alegan que no les toca. Y son reticentes al procedimiento que marca el art. 99 para la investidura porque temen, como mínimo, que les reprochen gestos y actitudes nada dialogantes con los demás grupos parlamentarios. Pero, entretanto, para que no les olvidemos no se privan de decretar. Y sus autonomías también concuerdan en decretos a contrapelo de toda mesura dialogante: en la semana pasada, comentábamos lo de los directores de centro a dedo, como gran aportación para atender los intereses de alumnos, profesores y padres.

Lo que nos siguen enseñando
El decreto fue el peculiar  instrumento normativo preferido por Wert para sus inefables diálogos con quienes pasaran por su Departamento a cumplir los rituales básicos que preceptúa la legislación para determinados pasos legislativos más complejos, como por ejemplo, el proyecto de Estatuto de la Función Pública Docente, que todavía el Sr. Marina trata de reanimar. El repaso de sus decisiones habla de unos modales en que lo que contaba era el yo autoritario, displicente con los enfoques de fuerzas sociales que no fueran las que le habían situado al mando de la Educación española, las que, una vez cumplido el objetivo de “la mejora” general planificada desde antes de que tomara las riendas, le llevaron al retiro dorado de París. Hace un año de esto, como recuerda Cintora. Para conmemorarlo –y siguiendo las enseñanzas de la LOMCE que el prohombre del desplante nos dejó como legado antes de arribar al Sena con Gomendio, a representar vaya a saberse qué-, ahí están los recientes decretos a propósito de las reválidas y selectividad que se avecinan. La fórmula que había establecido en 1975 Martínez Esteruelas -el ministro que, en febrero de ese año, ya había demostrado su amor a la expansión del conocimiento a 8.000 estudiantes cerrándonos la Universidad de Valladolid- se agota en este septiembre inmediato.Con semejante pedigree, ahorahan logrado satisfacer a la inmensa mayoría de estudiantes,sindicatos, asociaciones y colectivos sociales, en nombre de que así se “mejora” la enseñanza de todos. La prueba es que, como tienen tanta fe en sus modos de proceder y en lo que hacen selectivamente, la decisión la han tomado justo en el momento en que todo el mundo se va de vacaciones, como un golpe bajo de Rajoy y Méndez de Vigo para que sean más divertidas.

Podrá decirse que es un acto de “mala educación” –como nos decían antes a la mínima-, pero si estas cosas sí se hacen, más bien parecen una muestra más de ansiedad regresiva: fruto de un mal controlado síndrome de eternidad en que el bienestar ciudadano fuera una desgracia vitanda. Dudoso es que no vayamos a otra más sublime, pues ya no es extraño prever unas terceras elecciones o, como mucho, algún acuerdo in extremis donde todos –y especialmente Rajoy- dejen de jugar al individualista MONOPOLY para salvarse de increpaciones gruesas inapelables. De momento, hablar de diálogo o sordera equívocamente, para no mover ficha, se acabará pronto. De ser cierta la conclusión de la última entrevista monclovita, ya se puede ver “el fin del diálogo entre Sánchez y Rajoy hasta que C´s diga sí al PP”.

Y Platón
Para el tiempo incierto de este agosto, que para muchos será de desencuentros,  es más recomendable que nunca recordar lo que, en 1966 –hace cincuenta años-, escribía el maestro Lledó sobre Platón y sus Diálogos: “¿No era el diálogo la única forma de expresar la historia ideal de Atenas, la vida intelectual de sus habitantes? ¿Qué otra manera había de manifestar comunitariamente lo que pensaban y las cosas de que hablaban? El diálogo era la forma adecuada de la democracia, y el que un aristócrata como Platón ´dialogase` fue una lección más de su magisterio”. ¿Estaremos a esa altura en septiembre? ¡Buen verano!

Manuel Menor Currás
Madrid, 02/08/2016

domingo, 7 de agosto de 2016

#PrimariaExiste: CADA ESPECIALISTA EN SU ESPECIALIDAD

Mercedes nos envía esta propuesta:

POR UNA EDUCACIÓN DE CALIDAD:

@ccifuentes @R_vanGrieken Cada especialista en su especialidad.‪#‎PrimariaExiste

Copia y pega en twitter, twittea y retwittea.

Ayúdanos a mejorar la calidad de la educación.

Comparte, reenvía, difunde por todos los medios posibles.

CCOO anuncia que acudirá a los tribunales y convocará movilizaciones contra las reválidas

Asamblea de Profesores de Alcalá de Henares nos envía este comunicado publicado en feccoo-madrid.org:


CCOO recurrirá el Real Decreto de las Reválidas de ESO y Bachillerato porque considera que el Gobierno dicta la norma sin legitimidad jurídica ni política.
CCOO prepara nuevas movilizaciones para septiembre, en defensa de los derechos del alumnado. CCOO considera que el Gobierno volverá a hacer el ridículo, como ocurrió con la aplicación caótica de la reválida de 6º de primaria.

El Partido Popular concurrió a las elecciones con una propuesta de Pacto Educativo, pero sigue gobernando en funciones, unilateralmente y sin legitimidad política ni jurídica para hacerlo, sin pactar con nadie, e incumpliendo sus promesas electorales desde el minuto cero.
El Real Decreto 310/2016, de 29 de julio, por el que se regulan las evaluaciones finales de Educación Secundaria Obligatoria y de Bachillerato, desarrolla unas pruebas largas, costosas, injustas y completamente inútiles para la educación que necesitan nuestros jóvenes. Estas pruebas han sido el motor de una gran oposición a la política educativa del PP. El Gobierno no tiene el consenso de las Comunidades Autónomas (con invasión de sus competencias plenas en Educación), ni de la Comunidad Educativa, ni del Parlamento que todavía no ha constituido su Comisión de Educación, Cultura y Deporte, y además se otorga prerrogativas que no tiene un gobierno en funciones para legislar sobre preceptos básicos, de obligado cumplimiento para todas las Administraciones.
El gobierno incurre, con esta norma, en grandes injusticias:
El alumnado sujeto a estas evaluaciones externas homogéneas no habrá cursado programas homogéneos, ya que la aplicación de la LOMCE ha sido caótica. La ley más centralizadora ha conseguido la aplicación con más diferencias de la historia

El esfuerzo de 4 años (ESO), o de 2 años (Bachillerato), para alumnado que haya superado las materias, no habrá servido de nada si se suspende la prueba final.
No existen pruebas finales de estado para casi ningún estudio que habilite para el trabajo. Medicina, ingeniería, mecánica, química… casi todos los títulos se obtienen sin un examen común. ¿Por qué no el de ESO y Bachillerato? ¿Para limitar el acceso a los estudios superiores?


El alumnado se verá sometido a pruebas que duran cuatro o cinco días. En ESO, cada prueba durará una hora y se irán sucediendo con descansos de 15". En Bachillerato, cada prueba durará 90’ y se encadenarán con descansos de 20’. 

Aunque se ha anunciado un acuerdo con las universidades, el RD mantiene la capacidad de cada universidad para mantener pruebas propias y el uso discrecional de los resultados de las reválidas para el acceso a los diferentes estudios. El acceso a la Universidad por primera vez en muchos años no se hará en condiciones de igualdad.Ni siquiera la ley puede oponerse al sentido de la historia. Estas reválidas fracasarán como ha fracasado la reválida de 6º de primaria o la Formación Profesional Básica.

La educación se enfrenta a dos grandes retos, la quiebra social y capacidad de las personas de desarrollarse y aprender en un contexto de creación exponencial de conocimiento y de datos. 
Las reválidas operan en contra de las dos cosas.

Entradas relacionadas: