domingo, 12 de mayo de 2019

Los colegios privados y concertados han duplicado sus ingresos en 13 años (Daniel Sánchez Caballero para EL DIARIO)

ELDIARIO.ES publica esta información


El negocio de la educación marcha. Y no solo en la Universidad. Las cifras que manejan los colegios privados en España crecen año tras año: los ingresos de los centros se han casi duplicado desde el curso 2004-2005. Y no precisamente porque haya muchos más colegios o alumnos. Los beneficios también crecen.
En 2005, los 10.550 colegios entre concertados y privados puros ingresaron 6.698 millones de euros por los dos millones escasos de alumnos que tenían, según la encuesta de financiación y gastos de la enseñanza privada del Instituto Nacional de Estadística.
En el curso 2017-2018, el número de centros había caído hasta los 8.984, pero el de alumnos había subido alcanzando los 2,4 millones de estudiantes (un 20% más). Y los ingresos se multiplicaron casi por dos hasta llegar a los 12.475 millones de euros, según un informe de DBK. Esta cantidad supone un cuarto de los 47.000 millones de euros que se gastaron (o invirtieron) en Educación no universitaria en 2017 (34.850 millones de euros las administraciones públicas, 12.000 millones las familias).
Entre concertados y no, los colegios privados ganaron 280 millones de euros en 2015, excluida la educación infantil. Sumando a esta cifra (aunque el dato tenga un par de años) los 146 millones que ganaron 23 universidades privadas el curso pasado se puede concluir que el sector produce más de 400 millones de euros de rentabilidad por curso.
Los fondos que obtienen los centros privados llegan básicamente por dos fuentes: Estado y familias. Ambas partidas tienen un comportamiento diferente para los centros concertados y los que no lo están. Estos últimos reciben toda su financiación básicamente de las cuotas de las familias que acuden a ellos.
Los primeros reciben un 70% de sus ingresos de las administraciones, que les pagan por cada alumno. Esta partida ha pasado de 4.353 millones de euros en 2005 a 5.859 millones de euros en 2015, una subida del 34,6%, por encima de la subida del número de estudiantes, que lo ha hecho en un 20%. El restante 30% lo ingresan los concertados de las familias "para actividades docentes y servicios complementarios".

4.866 millones para la Iglesia

La mayor parte de este pastel se la llevan los centros concertados (privados, pero sostenidos con fondos públicos), que son mayoría entre los privados. En concreto, según DBK, estos obtuvieron el 82% del total (10.025 millones de euros) y representan el 80% de los colegios totales, excluida la educación infantil, etapa que no se concierta por no ser obligatoria. Los restantes 2.400 millones de euros correspondieron a entidades privadas sin concertar.
Como sucede en la educación universitaria (aunque en menor medida en las etapas superiores), la Iglesia es destinataria de buena parte de este montante. Según sus propias cuentas oficiales, a través de la organización Escuelas Católicas los obispos controlan 2.591 centros que atienden a 1,5 millones de alumnos y por los que ingresan del Estado 4.866 millones de euros anuales. Un trozo del pastel que se vio reforzado cuando la LOMCE blindó la escuela concertada y dio más peso a la Religión en el currículum (aunque la asignatura está en mínimos en los últimos cursos) y al que no están dispuestos a renunciar.
Desde los centros concertados siempre se ha dicho que el módulo (la cantidad de dinero que reciben por alumno) es insuficiente y no cubre los gastos: que le cuestan al Estado menos que los centros públicos y bajo ese argumento justifican las famosas cuotas (ilegales como tal por ser una educación considerada pública y que por tanto no debe costar dinero a las familias), que se califican de voluntarias y se disfrazan, en ocasiones, de donaciones, que sí están permitidas.

Los laicos ganan más

Sin embargo, esta infrafinanciación no impide a los centros privados obtener beneficios. En el curso 2004-2005 los concertados obtuvieron un resultado corriente total (ingresos menos gastos) de 183 millones de euros de beneficio, excluida la educación infantil. Incluyendo los privados sin concertar, el beneficio del sector educativo no público ascendió a 285 millones de euros. De este total, la Iglesia, concertada o no, obtuvo 129,5 millones, siempre según los datos del INE; los colegios laicos ganaron 156 millones de euros.
Diez años más tarde, los beneficios de los centros privados subieron un 53%. Los centros privados ganaron el curso 2014-15, último curso del que hay datos en el INE, un total de 280 millones de euros, excluida la educación infantil. La Iglesia sí perdió por el camino, al caer su beneficio hasta los 89 millones de euros. A los laicos les fue mejor y obtuvieron casi 200 millones de euros en ganancias.
El resto de los propietarios de centros privados son en general muy diversos, según explica DBK en su informe. "La estructura empresarial presenta una alta atomización, gestionando la mayor parte de las entidades un solo centro", señala, aunque también destaca algunos grupos empresariales propietarios de varios colegios.
Entre estos últimos aparecen por ejemplo el Grupo Inspired, un gigante educativo británico con presencia en todo el mundo, que ha comprado los colegios San Patricio; fondos internacionales como Providence Equity Partners, que adquirió Nace Schools (con centros por todo el mundo, nueve de ellos en España); los suecos IES, que tienen cuatro colegios; o la International School Partnership, que maneja los siete centros Laude que hay en nuestro país, según detalla Víctor Núñez, consejero delegado de Éxito Educativo, en este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario