lunes, 29 de abril de 2019

Educación y rebelión ecosocial para salvar el planeta (cuartopoder.es)

Artículo de Agustín Moreno y Julio Rogero, profesores y miembros del Foro de Sevilla, publicado en cuartopoder.es

  • Hoy es necesaria una rebelión ecosocial en la educación para salir de un sistema educativo agotado y abducido por los resultados de las evaluaciones
“¡Sin planeta, no hay futuro!”, “¡Ni un grado más, ni una especie menos!”, eran algunos de los gritos de miles de jóvenes que llenaban las plazas en la huelga estudiantil del 15 de marzo. La Humanidad está en una encrucijada medioambiental estratégica: el cambio climático, el agotamiento de los recursos y el deterioro de las condiciones de vida en la Tierra, es algo que afecta ya a la generación actual y no solo a las futuras.
Aquellos que están dispuestos a seguir colocando al planeta al borde del abismo por su codicia son enemigos muy poderosos. Recientemente se conocía que el cártel del petróleo estaba invirtiendo más de 1.000 millones de dólares para bloquear medidas contra el cambio climático y obstruir el cumplimiento de los objetivos de los Acuerdos de París. Es decir, para mantener o expandir el calentamiento global, con las consiguientes consecuencias catastróficas.
Cada día es más fuerte el movimiento que propone una respuesta radical a esta situación de colapso más que previsible. La propia juventud europea y mundial está tomando conciencia de esta realidad y ha surgido un movimiento de lucha contra el cambio climático, con huelgas y manifestaciones en diferentes países europeos y del mundo. En España se expresó el 15 de marzo con una huelga estudiantil de amplio seguimiento que nos marca el camino a seguir.
La escuela y la educación han jugado un papel importante haciendo que nos sintamos ajenos a lo que vivimos y a la naturaleza. Sigue, hasta hoy, proponiendo un currículo que nos sitúa por encima de la vida, en lugar de educarnos como cuidadores de ella. Hay organizaciones ecologistas y de renovación pedagógica que analizan los currículos escolares y nos muestran la lejanía y la ausencia de una mínima conciencia ecosocial en ellos. Se ha seguido defendiendo que el crecimiento económico y la explotación de los recursos naturales son algo ilimitado, que podemos consumir sin límites. No pone la vida y su cuidado en el centro.
Ante esta situación de emergencia social y ecológica, el sistema educativo no puede permanecer ajeno al deterioro ambiental que amenaza la vida y nuestras condiciones en las que se desarrolla. Los currículos, las prácticas educativas e incluso las infraestructuras escolares viven de espaldas a los problemas de insostenibilidad estructural. Hoy es necesaria una rebelión ecosocial en la educación para salir de un sistema educativo agotado y abducido por los resultados de las evaluaciones, los estándares y las rúbricas. Es necesario modificar la relación de los seres humanos con el territorio. Es imprescindible entender y desarrollar las implicaciones centrales de la sostenibilidad en la escuela. En palabras de José Domínguez, “la educación básica debe crear un clima ecoeducativo adecuado, para que todos los educandos adquieran una conciencia ecológica ético-crítica, científicamente bien informada… La educación básica debe capacitar a los ciudadanos y ciudadanas para llevar a cabo una transición acelerada del modo capitalista de producción y consumo neoliberal, que es esencialmente antihumanista, antiecologista y antidemocrático, a un modo de producción y de consumo ecohumanista, ecologista y democrático”.
Hay, al menos, tres planos de acción: la educación en la naturaleza, el planteamiento medioambiental de la educación y la movilización ciudadana en la que participe la escuela. En cuanto a la importancia de la primera, ya los pedagogos clásicos sabían que era una fuente de conocimiento, desarrollo cognitivo, motivación y toma de conciencia ambiental. Fue uno de los pilares de la renovación pedagógica de la Institución Libre de Enseñanza, y sigue siendo un referente de los movimientos de renovación y del ecologismo hoy. Pedagogas actuales como Heike Freire defienden educar en verde. Para ello, lo primero es acercar a los niños a la naturaleza cada día, sabiendo que ellos son naturaleza; la segunda parte de esta educación verde implica una concienciación medioambiental, ecológica.
Por otro lado, las políticas y la legislación educativa deben incorporar la educación ecosocial en el currículo de todos los niveles. Desde el Documento de Bases para una nueva ley educativa lo tenemos en cuenta y realizamos una serie de propuestas:
• Desarrollar una educación en el territorio. Facilitar el acceso autónomo a pie y en bicicleta a centros escolares y de ocio, vinculado a una escolarización de proximidad. Ampliar los programas y recursos de educación ambiental.
• Construir y adaptar los centros educativos con criterios ecológicos. Organizar sistemas de transporte sostenible al centro educativo. Supervisar la auditoría ambiental de los centros educativos para evitar derroches en calefacción, iluminación, equipos electrónicos. Crear espacios verdes educativos dentro de los centros, incluyendo huertos escolares y zonas arboladas y de tierra, no cementadas.
• Implementar programas que faciliten a los centros trabajar los contenidos curriculares que tienen como eje central la sostenibilidad y sus implicaciones. Abordar los problemas ecológicos más importantes tales como: declive energético, pérdida de biodiversidad, sobre-urbanización, cambio climático, contaminación (de agua, suelos, alimentos, aire…), crisis alimentaria. Sus causas y medidas correctoras necesarias. Filosofía medioambiental y ética ecológica.
• Desarrollar un currículo en la autonomía, que incorpore contenidos de Educación Ética política y promueva las capacidades para conocer y comprender una sociedad basada en el mercado y para desarrollar criterios que permitan construir en ella los propios valores.
• Desarrollar de forma sistemática la contratación pública con criterios de sostenibilidad, éticos y sociales (comedor escolar, compras de productos de limpieza, material escolar…). Modificar en lo posible las construcciones escolares que exigen alto consumo energético.
La nueva ley educativa que este país necesita y que tendrá que elaborarse en la próxima legislatura ha de abordar la educación ecosocial como un imperativo moral y pedagógico. Para ello será necesario que avancen en las próximas elecciones las formaciones políticas que tienen conciencia del gravísimo problema del calentamiento global, defienden el carácter público de la educación, la derogación de la LOMCE como una ley antiecológica y antisocial y el aumento de la inversión educativa. Pero ello solo será posible si van acompañadas de una amplia movilización de la ciudadanía, iniciada ya por el movimiento ecologista y la juventud.

domingo, 28 de abril de 2019

Calendario de acciones Marea Verde Madrid para la semana del 29 de abril al 5 de mayo de 2019 y próximas convocatorias


Del 24 de abril al 10 de mayo de 2019: Presentación de solicitudes de participación en el proceso ordinario de admisión de alumnos para el curso 2019/2020 (Educación Infantil, Obligatoria y Bachillerato. Comunidad de Madrid)

Del 23 de marzo al 1 de septiembre de 2019: Madrid, ciudad educadora. Memoria de la Escuela Pública 1898-1938 (Museo de Historia de Madrid)

Lunes 29
29 y 30-4-2019: Huelga Pruebas LOMCE de 6º de Primaria (CGT)

Miércoles 1  Día de la camiseta

viernes, 26 de abril de 2019

"Nombres, nombres, nombres" (Agustín Moreno para CUARTO PODER)

Reproducimos este artículo publicado en CUARTO PODER, escrito por Agustín Moreno

Puede que mi condición de profesor de Historia me haga analizar sucesos pasados y presentes y relacionarlos de alguna manera. Tenemos la obligación de recordar lo sucedido para que la barbarie no vuelva a repetirse, porque hasta las mayores tormentas siempre empiezan con las primeras gotas.
“Escribir poesía después de Auschwitz es un acto de barbarie”, dijo Theodor Adorno, y llegamos a creer que después de aquel horror extremo estábamos vacunados contra el fascismo. Pero los hechos demuestran que no es así, porque, al fin y al cabo, el autoritarismo es una de las soluciones extremas que tiene el capitalismo cuando ve peligrar la tasa de ganancia. Los riesgos de crisis financiera, la contestación social al calentamiento global del planeta, un futuro donde la robotización devaluará aún más el papel del trabajo asalariado, crea un caldo de cultivo propicio al avance a las soluciones autoritarias y al ecofascismo. El fascismo no se crea ni se destruye, se transforma, algo que ya analicé en “El fascismo de baja intensidad”.
Uno de los textos más importantes que se pueden leer sobre cómo funcionaba el nazismo en la vida cotidiana, son los Diarios de Victor Klemperer que van de enero de 1933 a junio de 1945. En ellos vemos cómo se va imponiendo una atmósfera asfixiante y represiva, cómo se registra a las personas judías y a la oposición política y se impone el odio institucionalizado, el despojo de los bienes materiales y de los derechos civiles más elementales (a él le expulsarán de su cátedra universitaria por su origen judío) hasta la deportación y el exterminio. Conviene tener presente este horror contado desde una visión microscópica.

Adolf Hitler empezó haciendo listas. Primero de los judíos alemanes. Nada más llegar al poder, en abril de 1933, los judíos fueron identificados y retirados de los puestos gubernamentales en una purga de la administración y de distintas esferas de la sociedad. En 1935, con las leyes de Núremberg se siguió inventariando a los judíos alemanes. En 1939 el gobierno nazi realizó un censo de todas las personas que vivían en Alemania y se registraba la edad, sexo, lugar de residencia, profesión, religión, estado civil y raza. La clasificación sobre la arianidad o no de un ciudadano alemán dependía del origen de sus cuatro abuelos.
También se hizo con otros colectivos a los que consideraba enemigos del Reich: opositores políticos, homosexuales, discapacitados… Era un sistema basado en la delación y con el objetivo de sembrar el terror para consolidar la dictadura nazi. Se elaboró entre 1938 y 1941 la lista con los nombres de los autores y libros prohibidos con un total de 5.800 títulos. También está la famosa lista del odio nazi con los 3.000 enemigos que querían eliminar en Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial y que contenía a personas como Churchill, Baden Power, Virginia Woolf, H.G. Wells, que tenían que ser ajusticiadas después de la invasión. De ahí se pasó a los sistemas de numeración y clasificación de los prisioneros en los campos de concentración, aunque en su etapa última de la Solución Final ya no se molestaban en registrar a las personas y las conducían directamente a las cámaras de gas.
Franco tuvo el mismo afán de exhaustividad burocrática para conocer y condenar a los que consideraba sus enemigos. Lo hizo con la ley de Responsabilidades Políticas de 1939 para “liquidar las culpas contraídas por quienes contribuyeron a forjar la subversión”. Su finalidad era desarrollar la represión en la posguerra contra todos aquellos que hubieran apoyado la legitimidad de la Segunda República Española. Esto dio lugar a la Causa General instruida por el Ministerio Fiscal sobre la dominación roja en España (1940), que fue un extenso proceso de investigación para la represión de un gran número de opositores y que llevaron a muchas personas a la tapias de fusilamiento y llenaron las cárceles y los campos de concentración de España. Otra de las actuaciones represivas del franquismo fue la depuración de maestros y de funcionarios. También Franco mandó elaborar una lista para el Holocausto con los nombres de 6.000 judíos españoles que le entregaron a Himmel en 1941.

Con estos antecedentes, cuando una formación política pide nombres con afán inquisitorial es cuando menos preocupante.
Recientemente en Alemania, la ultraderecha (partido AFD) ha pedido los nombres de los criminales que han cometido delitos con cuchillos, para intentar probar que la mayoría son inmigrantes y reforzar su campaña de xenofobia contra ellos. Lo curioso ha sido que la policía del estado de Sarre informó que la mayoría eran alemanes y solamente en el 16% de los delitos entre 2016 y 2018 hubo extranjeros involucrados. A veces, la verdad te estropea los argumentos racistas y xenófobos.
Nombres, nombres, pide la ultraderecha en Andalucía, en una “relación detallada de nombres y apellidos» de los empleados públicos de la Oficina Judicial de la Junta que hacen los informes sobre malos tratos a mujeres víctimas de la violencia de género. El objetivo no parece ser otro que el de señalar e intimidar en su trabajo a los trabajadores sociales y otros profesionales. Nombres, pide la ultraderecha cuando está en las instituciones, de 52.000 personas migrantes sin regularizar que dicen que hay en Andalucía, para dárselos a la policía  por usas la sanidad pública y poder expulsarlas ipso facto (NOTA 8). Y nombres, es lo que ha pedido la ultraderecha, de las maestras y maestros de un instituto de Huelva que, para visibilizar la discriminación y educar en igualdad, hicieron que los alumnos salieran 5 minutos más tarde al recreo.
Esa misma ultraderecha, trufada de franquistas, que plantea la ilegalización de los partidos que defienden la independencia por vías pacíficas o de los partidos marxistas, aunque hayan luchado y pagado un alto tributo por traer las libertades y la democracia al país. Los mismos que quieren despenalizar la incitación al odio, derogando el artículo 510.1 del Código Penal, que castiga con hasta cuatro años de cárcel a quienes “públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo […] por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias”; o perseguir a quienes ayuden a los inmigrantes irregulares.
Están ahí, a las puertas. De nuevo el franquismo, nuestro fascismo de andar por casa. Sin ningún complejo. Mientras que los demócratas no acaban de tener claro que deben enfrentarse a un horizonte de posibilidad que arruinaría nuestra convivencia con el apoyo de los que tiene intereses, la irresponsabilidad de la derecha y de los medios de comunicación, y los silencios y la abstención de las buenas personas. Recientemente ha habido una escalada de ataques a símbolos de la memoria antifranquista (NOTA 11), y es que detrás de los discursos suele estar la violencia y, con ella, el cuestionamiento de la democracia si la democracia no se defiende.
Por eso, hay que recordar estas cosas. Para que nadie se pueda amparar en la ignorancia o la ingenuidad a la hora de votar y se escude en que es muy de banderas, de toros, de caza o de castigar a los partidos clásicos. Para que nadie se quede en su casa y no acuda a votar por distintos malestares. Es demasiado lo que está en juego.

18-5-2019: Currículum feminista (de 10 a 14 h, en La Casa de la Educación. Leganés). Organiza: Red de Centros por la transformación educativa


Nota de prensa sobre la Ley de gratuidad de libros de texto y material curricular de la Comunidad de Madrid

Estimadas/os amigas/os:
Remitimos nota de prensa con nuestra valoración sobre la puesta en marcha de la Ley de gratuidad de libros de texto y material curricular para el curso 2019/2020.


Enlace a la nota de prensa:
www.fapaginerdelosrios.org/documentos?EntryId=2006&Command=Core_Download


Recibid un cordial saludo
FAPA FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS

twitter.com/FAPA_Giner_Rios
www.facebook.com/fapaginerdelosrios
www.youtube.com/user/FAPAGinerdelosRios

jueves, 25 de abril de 2019

29-4-2019: El impulso de la Escuela Pública (19:00 h, en la Sala Sigfrido Martín Begué de CentroCentro. Plaza de Cibeles 1A)

Pío nos envía esta invitación:



Reenvío la invitación para el coloquio con Antonio Viñao , moderado por Mª del Mar del Pozo, sobre el IMPULSO DE LA ESCUELA PÚBLICA en las últimas décadas del siglo XIX y primeras del XX. (Es el tercer coloquio de un ciclo muy interesante en el que la Fundación "Ángel Llorca" ha colaborado intensamente con el Ayuntamiento de Madrid. Envía esta invitación, como las anteriores, José Carlos Tobalina)

Un saludo
Pío

Entrada relacionada:

29-4-2019: Asamblea de la Plataforma de Vallekas por la Escuela Pública (17:30 h, en la AV de Palomeras Bajas)

La próxima reunión de la Plataforma será una asamblea organizativa el lunes 29 de abril a las 17h30 en la AV de Palomeras Bajas (Travesía de Felipe de Diego, 31 posterior).

ORDEN DEL DÍA
1. Encuentro con los partidos políticos (6 mayo)
2. Otras propuestas educativas para la campaña electoral autonómica
3. Campaña de escolarización
4. Recogida de datos
5. Valoraciones (Paella, Consejo de Plataformas…)
6. Marea Verde
7. Varios
- documento “Madrid por una nueva política educativa”
8. Fecha siguiente reunión
Plataforma por la Escuela Pública de Vallecas 
plataformadevallekasxep@gmail.com

Indecisos (Manuel Menor)


Todavía existen los indecisos

Los debates mueven, pero hay servidumbres –de apariencia natural, y siempre de raíz educativa- que restan fuerza a la representación política.

No hay garantía, y menos después de unas vacaciones,  de que los tan zarandeados debates preelectorales  hayan rebajado  ese 41,6% de “indecisos” que dicen las encuestas.  Es un género de variadísima especie -muchas veces estructural-, al que la vagancia y el desencanto no dejan de proporcionar motivos que los fichajes políticos de última hornada no hacen sino aumentar. Para la racionalidad democrática, es recomendable, por tanto, aislar el ruido mediático para decidir si votar o no y, resuelta esa disyuntiva, qué formación pueda ser merecedora de nuestra papeleta aunque nos cueste.

Indecisos
Salir del espacio de indecisos –ambiguo pero cómodo para responder a inquisidores demoscópicos- requiere descartar la indiferencia. Conscientes de ella, nuestros partidos se dedican a misionarnos con rigores pedagógicos que recuerdan los Ejercicios espirituales ignacianos. Al miedo que –en múltiples alusiones- nos imbuyen con el voto útil y otros señuelos, ahí está la felicidad que nos darán si les votamos. Algunos, con garantías de bienaventuranza, si nos ceñimos a los esencialismos de una España a reconquistar, han heredado a quienes controlaron la teología política. Otros y otras, desconfian o no se atienen al cartesiano pienso luego existo: desconectados de cuanto no pasa por sus meninges selectas, no saben si, diciendo sí o no (con el voto, se entiende), el sí es sí o el no es no todo el rato, cuando los suyos gobiernen. Y, entretanto, los más se abonan al fino cálculo en que el lenguaje político queda sometido a la lógica de la economía imperante y, por tanto, al subterfugio y medias verdades en las palabras más preciadas. Analícese el doble debate preelectoral de los cuatro candidatos -¿o eran cinco?- que han tratado de dirimir el panorama incierto del día 28A, y se verá que –prescindiendo de las preceptivas loas que cada cual haya suscitado entre los suyos- han dejado sumida a la audiencia en un mar de los Sargazos, plagado de trifulcas inanes y  superficialidad en asuntos que nos importan mucho.

Derechos Humanos
Fuente de inspiración distinta puede constituirla, para una parte de la población indecisa, el mensaje que, el pasado Viernes Santo, flotó en la Plaza Mayor de Valladolid. En medio de un ritual de tradiciones mayormente nacionalcatólicas, que –con la presencia de autoridades políticas en ejercicio- se daban la mano con un supuesto aconfesionalismo constitucional, el sermón de las Siete palabras del cardenal Osoro, exhortando a una “revolución” que “no fuera de pandereta”, planteaba a quien quisiera oírle, independientemente de que fuera creyente,  “rebelarse contra la cultura de lo provisional”, para “comprometerse muy especialmente por los más débiles e indefensos”. Los términos “perdón”, “reconciliación” y “misericordia” sobrevolaron –genéricos- la renacentista plaza para “apelar a la solidaridad que nos ayuda a ver al otro, ya sea persona, pueblo o nación, no como un instrumento cualquiera para explotar, abandonándolo cuando ya no sirve, sino como un semejante”. Sin duda, repetía la idea  de León XIII en la Rerum novarum, en 1891, en cuanto a la tranquilizadora aceptación ordenada de algún alivio reformista para la inaplazable  “cuestión social”, mediante la instrumentación de la Caridad católica.  En esa onda, Osoro adoptó el eslogan político de Obama en 2008 para proclamar que “hacer un mundo distinto no es un sueño irrealizable. Es posible”, tras lo cual mencionó las “profundas heridas que tiene el mundo y que no sabe cómo curarlas”: las “enfermedades sociales, la pobreza, la exclusión, el descarte, las nuevas esclavitudes”; y también, como de paso –en alusión a cuestiones innominadas-, ”el relativismo que hiere a la persona, también la indiferencia”. Supuestamente -como León XIII- él sí dijo cómo arreglar esos problemas y habló de “trabajo digno”, de “un mundo de hombres y mujeres sin cadenas, libres, sin yugos, que compartan el pan con los demás, que alberguen a los que están sin casa, que curan, que nunca abandonan a sus semejantes”. Incluso habló de “defensa de los derechos humanos”  y de una economía “que se preocupe de las personas”…

Esta glosa de la Pasión de Jesús admite muchas lecturas, y más  al haber sido  pronunciada a nueve días de unas elecciones generales y haciendo salvedad de lo proclamado por otros  diocesanos. Huyendo de contextos explícitos, los jerarcas de la Iglesia suelen revestir sus mensajes confesionales de actitudes políticas -y viceversa- tratando siempre de mantener una elástica ambigüedad, sobre todo si tratan de ganar consideración. Ni siquiera en momentos de dura pugna con opositores políticos o de claro apoyo a asuntos muy conflictivos  -como da a entender la Carta favorable a los golpistas de 1937-, abandonan el tono etéreo y enigmáticamente neutral, en que lo divino juega a sobrevolar lo humano, con una plasticidad tan consubstanciada con la terrenalidad que la teórica indefinición política de sus campañas casi nunca se ha decantado fuera del modo conservador e integrista. Ahí están, para documentarlo, los escritos que muchos obispos publicaron en sus Boletines Diocesanos cuando la muerte de Franco, o los libros de texto que han tenido vigencia para las clases de Religión en los centros escolares. 

No consta retractación alguna y sí la indecisión de muchos creyentes. Seguramente porque sermones como el de Osoro el pasado día 19, les requieren ser leídos entre líneas y prevenidos contra el paternalismo omnisciente de estos mensajes. De otra parte, si el Evangelio insistió en que “POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS“ (Lc.  6, 43 y Mt. 7,16),  el análisis textual de ese tono de preocupación, de apariencia novedosa, les muestra que, al no entrar en causas concretas de la miseria –como ya previno Helder Cámara (1909-1999) en su pugna con la dictadura braileña-, no sobrepasan lo evanescente.  No les hace falta acordarse de la larga historia de privilegios eclesiásticos para  pregúntense, sin mas, por qué la aludida Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, todavía no haya sido refrendada por el Vaticano, como ha estudiado Juan José Castillo. 

Sin servidumbres
Bienvenidos sean los obispos, en todo caso, a defender en público esa Declaración. Siempre que no se arroguen la exclusividad ni el ser indispensables para arreglar los problemas que subyacen a ella, en la larga tarea humanitaria –casi siempre conflictiva-, hacen falta muchas manos amplio para proyectar calidad y calidez humana.  De todos modos, después de casi dos mil años justificándose con  la Caridad, no estaría mal la “conversión” de la Iglesia a las “obras” que exige Mt. 7, 16. En definitiva, como decía Robert Castel, la atención a la pobreza, para erradicar sus porqués, es el mejor indicador de calidad política. En  vísperas de elecciones, si renunciaran a los Acuerdos firmados por el Vaticano entre 1976 y 1979, darían un gran ejemplo. Desharían una de las servidumbres mayores a que está sometido el Estado español, esa carga para los presupuestos públicos en cuestiones de creencia privada y que apenas alcanza a los pobres, como  expresan los ingresos y gastos de Cáritas, la más social de las instituciones de la Iglesia en España.  Y ya metidos a “comprometerse con los débiles e indefensos”, ¿por qué no se proponen sacar la catequesis privilegiada de la Religión delcurrículum escolar? ¿Por qué no cesar, además, en esa defensa cerrada de colegios concertados y universidades privadas? Cuando solo alargan la influencia sociopolítica de la Iglesia como poder y no como servicio, ¿no segregan a la enseñanza pública de la mayoría?  ¿Si como jerarquía católica no defienden a esta como bien común principal, ¿de qué terra incognita hablan, cuando de “reconciliación” y “misericordia” predican a los pobres?

Del ámbito estricto de los más profundamente indecisos, serán muchos quienes ni se planteen si lo son: nunca votaron ni es probable que lo hagan algún día. Pero cuantos de uno u otro modo estén en trance de salir del círculo de la indecisión,  tal vez puedan animarse de un breve  libro que, como señalaban hace poco Jordi Riba y otros autores, es de gran interés en momentos de crisis. Étienne de la Boétie escribió La servidumbre voluntaria en 1548 contra el absolutismo y le valió la amistad de Montaigne al traer a primer plano un problema central de la filosofía política, la emancipación humana. La “servidumbre voluntaria” –con sus motivaciones de intereses, costumbre, hábitos y educación recibida- es clave para entender retrocesos o estancamientos que pueda tener la democracia  y, en situaciones tan agónicas como la actual, está entre los motivos de quienes optan por la sumisión a los poderes dominadores de siempre como si de algo natural e inmutable se tratara.

A todos, no obstante, incluidos quienes tengan muy clara su decisión, será inquietante constatar persistencias de este cariz en 2019 pese a que -como aseguraba este autor renacentista- “para tener libertad no hace falta más que desearla” y “no hay necesidad más que de un simple querer”.  Aun así, es a folletos como este a los que, como indica la escritora uruguaya Ida Vitale -Premio Cervantes 2018- , merece la pena volver “como a un amigo al que no vemos a diario”.

Manuel Menor Currás
Madrid, 24.04.2019

27-4-2019 Marcha de la Plataforma Instituto Puerto Coslada ¡ya! (12:30 h, Plaza Mar Caribe - Plaza Mar Egeo)


Pruebas externas LOMCE 2019. Gasto para l@s madrileñ@s y empresa adjudicataria

Una compañera de la Comisión de información y acciones de Asamblea Marea Verde Madrid preguntó al Portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid lo que nos iba a costar a las madrileñas y madrileños la externalización de las Pruebas LOMCE este curso.

Esta es la respuesta del Portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid:

Toda la información sobre el contrato para la realización de las pruebas de evaluación de 3º y 6º de Primaria y 4º de ESO se encuentra en el “Portal de la Contratación Pública de la Comunidad de Madrid” (http://www.madrid.org/cs/Satellite?pagename=PortalContratacion/Page/PCON_home). 

El nombre del contrato es “Apoyo didáctico y técnico para la realización, tabulación, documentación y análisis de los resultados de la evaluación para los alumnos del tercer curso de educación primaria, de la evaluación final para los alumnos de sexto curso de educación primaria y de la evaluación final de educación secundaria obligatoria de la Comunidad de Madrid en el año 2019”.

En el citado Portal encontrará información sobre el importe de adjudicación de este contrato (252.000 euros sin IVA) y la empresa adjudicataria (UTE ODEC-IMP AOR-2E ESTUDIOS).

Enlace web a toda la información sobre este contrato:


Entradas relacionadas:

29-4-2019 y 6-5-2019: XVII Jornadas FEAE Madrid. Miradas al aula (18:00 a 20:30 h, en IES San Isidro)


Puedes consultar el Programa en este enlace.

martes, 23 de abril de 2019

Nota de prensa de la presentación de recurso contra el Cheque-Bachillerato

Estimadas/os amigos/as:
Remitimos enlace a la nota de prensa en donde comunicamos que hemos recurrido el cheque Bachillerato al no cumplir con los trámites preceptivos para su publicación.
Recibid un cordial saludo
FAPA FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS

lunes, 22 de abril de 2019

Calendario de acciones Marea Verde Madrid para la semana del 22 al 28 de abril de 2019 y próximas convocatorias

Del 24 de abril al 10 de mayo de 2019: Presentación de solicitudes de participación en el proceso ordinario de admisión de alumnos para el curso 2019/2020 (Educación Infantil, Obligatoria y Bachillerato. Comunidad de Madrid)

Del 23 de marzo al 1 de septiembre de 2019: Madrid, ciudad educadora. Memoria de la Escuela Pública 1898-1938 (Museo de Historia de Madrid)

Lunes 22


Martes 23
Miércoles 24 Día de la camiseta

Jueves 25
25-4-2019: Huelga Pruebas LOMCE de 4º ESO (CGT)

Viernes 26

Sábado 27

Domingo 28

*************************************************

Próximas convocatorias
Abril

Puedes enviarnos información de las acciones de tu centro o zona a accionesmareaverde@gmail.com

Gracias por librar a nuestros hijos e hijas del pernicioso sistema bilingüe de la Comunidad de Madrid (campaña llevada a cabo en el CEIP Alejandro Rubio de Guadalix de la Sierra)

Mercedes nos envía esta información



Gracias por librar a nuestros hijos e hijas del pernicioso sistema bilingüe de la Comunidad de Madrid. 
MATRICÚLATE EN NO BILINGÜE

Agradecemos la ayuda que nos habéis prestado para librar a nuestros hijos e hijas del pernicioso sistema bilingüe que la Comunidad de Madrid se empeña en implantar en nuestros colegios e institutos a pesar del demostrado perjuicio que causa a niñas, niños y adolescentes de toda la región.

Gracias a personas como vosotras y vosotros y a vuestra ayuda con la difusión y con la interposición de recursos hemos conseguido que a nuestros hijos e hijas no se les imponga el sistema bilingüe que la Comunidad de Madrid pretendía implantar este curso, de forma además ilegal, en el colegio Alejandro Rubio de Guadalix de la Sierra.

Queremos daros las gracias y animaros a que liberéis también de este pernicioso sistema bilingüe a vuestros hijos e hijas, y a los niños, niñas y adolescentes de vuestro entorno. Con este fin hemos colgado en Guadalix de la Sierra (nuestro municipio), y se ha difundido a través de distintos medios por la zona, este cartel que os adjuntamos.

Os animamos a modificarlo y adaptarlo para vuestro centro no bilingüe más cercano, colgándolo en vuestras inmediaciones y haciéndoselo llegar a la gente de todas las formas posibles, comenzando por vuestros familiares, amigos, vecinos y conocidos, y llegando hasta donde alcancéis, con el fin de liberar del yugo del bilingüismo a cuantos niños, niñas y adolescentes podáis proporcionando a sus familias esta información.


Difunde también este mensaje de todas las maneras posibles.

Muchas gracias por todo. Un saludo.

Agustín Moreno, profesor jubilado: "El ascensor social se está rompiendo y así es difícil motivar a los alumnos" (por Daniel Sánchez Caballero para ELDIARIO.ES)

Publicamos la entrevista que han realizado al compañero Agustín Moreno en ELDIARIO.ES

Agustín Moreno se hizo 'famoso' el día que se retiró. Profesor de Secundaria, por las redes empezó a circular un vídeo en el que sus alumnos le hicieron un pasillo y le dedicaron una ovación. A un profesor. Le dejó totalmente descolocado. "En la escuela te dejas la piel porque trabajas con personas y tienes que valorarlas y preocuparte, no son papeles. Por encima de todo lo demás: afecto. Ellos lo notan", responde cuando se le pregunta por el secreto de su éxito como docente. Antes de eso ya acumulaba una trayectoria como miembro destacado de la Marea Verde y activista. Todavía antes fue sindicalista (miembro muy destacado de CC OO durante años) y no es ingeniero por un curso que el franquismo le impidió aprobar por sus ideas, cuenta. Pero la jubilación no ha sido el retiro para Moreno. Da conferencias, escribe en prensa y se presta a alzar su voz en favor de la educación pública siempre que se le da oportunidad. También vuelve de cuando en cuando a su antiguo instituto a echar una mano.

¿Cuál es su diagnóstico sobre la educación?


Tiene cuatro problemas serios. Uno es el abandono escolar temprano, que está en el 18%, pero llegó a estar en el 30%. Y se ha reducido no como consecuencia de una mayor inversión educativa o de una mejora de las políticas educativas, si no como efecto de la crisis económica y la reducción de las salidas laborales. Es un tema grave, porque con este nivel de abandono, ocho puntos por encima de la media europea, supone un aumento de las posibilidades del fracaso laboral y con ello del fracaso en vida. Esto tiene que ver con el segundo problema, la escasa inversión educativa. Estamos en el 4% del PIB con el compromiso con la UE de bajar al 3,8%, cuando el suelo en Europa está en el 5% y los países punteros tienen el 7%. El tercer problema es la existencia de una doble red, pública y privada, bien sea pura o sostenida con fondos públicos, que genera desigualdad, segregación, falta de cohesión social y limita la igualdad de posibilidades. El cuarto problema es la existencia de una legislación no consensuada que no permite abordar los problemas de fondo de la educación. La LOMCE se saca con una mayoría absoluta, pero episódica, del PP, sin consenso con otras fuerzas. Es una ley que fomenta el proceso de privatización, la segregación escolar temprana con los itinerarios, introduce las reválidas como una carrera de vallas que dificulta el proceso escolar, resta democracia interna y potencia la presencia de la religión en la escuela, que es un anacronismo. Habría que derogarla.
Si fuera presidente, ¿por dónde empezaría a cambiar la educación?
Como me siento un poco incómodo con esa posición, hablaré como si fuera asesor del presidente. Creo que para que una sociedad avance tiene que acertar en sus prioridades. Una idea de progreso que piense en el bien de todos tiene una serie de ejes decisivos: la apuesta estratégica de la educación como palanca de transformación y cambio social es clave. Esto debería asumirlo la clase política española si queremos que haya un salto en desarrollo, en humanidad, en términos de civilización. Esta apuesta es la que asegura la equidad, que es más importante que la igualdad de oportunidades: es dar más a quién más lo necesita.
¿Qué es apostar por la educación?
Es asegurar el éxito escolar de todo el alumnado. Es una educación que ayude en la formación de una ciudadanía activa, solidaria, crítica. Tenemos que preguntarnos continuamente para qué queremos educar. Si no lo hacemos, nos podemos equivocar y en vez de ir en una dirección de progreso ir en la contraria. En esa reflexión sobre la finalidad de la educación está la clave: si es transformadora al servicio del bien común o si es para las élites, segregadora, clasista y entendida como negocio.
Me ha explicado una idea general, un paraguas bajo el que operar. ¿Medidas concretas?
La primera tendría que ser la reversión inmediata de los recortes. El PSOE tenía que haber derogado los recortes inmediatamente después de la moción. Tenía que haber hecho como hizo Zapatero con las tropas de Irak, retirarlas inmediatamente. Si no, no lo haces. Es lo que ha pasado.Se aprobó una moción en el Congreso, pero va a haber cuatro elecciones antes de que entren en vigor a principio de curso y es probable que ni vea la luz. No se ha apreciado ninguna mejora en los centros educativos después de la moción de censura. Muchas palabras, promesas, pero al final vamos a las elecciones con los hechos: las ratios se mantienen igual, el recorte en profesorado y atención a la diversidad, el horario lectivo amplio que impide la innovación pedagógica, la sustitución con la diligencia necesaria de las bajas, el recorte de becas... La segunda medida sería la derogación de la ley, que significaría eliminar las reválidas definitivamente, recuperar los programas de diversificación... Significaría suprimir los cuartos de la ESO aplicados, que no dan acceso al Bachillerato. Significaría que la FP Básica pueda dar acceso a un título, que ahora es una vía muerta. Significaría sacar la Religión de la escuela, en el currículo y el horario, lo actual es absurdo. Significaría que vaya acompañada de la prioridad en la escolarización en lo público y se acompañe de una financiación que asegure un mínimo del 5% del PIB y vaya a un objetivo del 7%. La educación de calidad cuesta dinero. También es atender la diversidad en la población. La última idea sería la apuesta por una red pública única, que supone ir gradualmente ir eliminando la educación privada sostenida con fondos públicos.

Agustín Moreno, exprofesor de Secundaria, miembro de la Marea Verde y antiguo sindicalista.
La educación concertada, uno de los grandes melones. ¿Cómo eliminaría la red privada sostenida con fondos públicos?
Revertiendo los conciertos de aquellos que no garantizan la gratuidad, que es ilegal, y después de aquellos que discriminan. Y no la segregación por sexo, que es lo más llamativo porque es muy reaccionario, pero son pocos centros. El problema gordo es la segregación socioeconómica. España está a la cabeza en Europa y se da una cierta aporofobia: que mis hijos no se mezclen con pobres o hijos de inmigrantes. Un Estado no puede potenciar esto. Es mejor para la calidad educativa que haya mezcla social. En términos macros, la mezcla social y la diversidad como valor; en términos concretos, los grupos heterogéneos en las clases está demostrado que funcionan mucho mejor que los homogéneos. Es un anacronismo lo que sucede aquí y está creado por los privilegios de la Iglesia católica, que no renuncia a adoctrinar en valores retardatarios para la humanidad como la posición que tiene sobre la eutanasia, el aborto o la identidad sexual.
Otro de los grandes temas es el profesorado. De cuando en cuando se leen exabruptos culpándoles del bajo nivel educativo, etc. ¿Hay necesidad de mejorar el sistema de acceso y formación o cree que son injustificados?
Hay una campaña malintencionada políticamente de meterse con los profesores para justificar los recortes, que es una política torpe. Ni la peor empresa privada trata tan mal a sus profesionales como lo ha hecho la Comunidad de Madrid, por ejemplo, con Aguirre y Figar. Y tiene menos sentido cuando sí tienen el reconocimiento social: entre los colectivos más reconocidos en las encuestas aparecen el profesor de la pública junto a médicos y científicos. Es un trabajo vocacional, en la pública el ingreso está sometido a una exigencia importante y el nivel y compromiso es muy alto. Prueba de ello es que se ha evitado su impacto negativo en la educación del recorte de 9.000 millones de euros gracias al esfuerzo, compromiso y dedicación del profesorado, que lo ha hecho sobre su cansancio, su fatiga y su estrés. Y lo hace a partir de una actitud ética que me parece fundamental: trabajamos con personas y no podemos hacerlo peor porque haya recortes. Algún día habrá que reconocérselo, porque se han dejado la piel.
Usted estuvo en la subcomisión que negoció un pacto educativo hace unos meses. ¿Qué vio? ¿Cree que hubo alguna intención real de alcanzar un pacto?
Fue una mera diversión del Partido Popular. El PP aprobó solo la LOMCE con el rechazo del resto de grupos. En las elecciones de 2016, cuando se preveía un cambio político y se dinamita aquel mundo de control unipartidista de mayoría absoluta, hubo varios acuerdos en el Congreso pidiendo la paralización y derogación de la LOMCE, y se inventaron la subcomisión del pacto educativo.
A nivel formativo, ¿cree que nos estamos olvidando un poco de las personas y pensando demasiado en los futuros trabajadores como denuncian algunas voces?
La educación es acompañar en el desarrollo, ser capaces de facilitar un ambiente en el que cada persona saque toda su potencialidad y esté motivado, algo por cierto cada vez más complicado. No son tiempos fáciles para la motivación educativa. Se está rompiendo ese principio que en otros momentos funcionaba, aunque fuese un poco imaginario, del ascensor social. El último cuarto del siglo XX supuso una socialización muy importante de la universidad y ahora se está perdiendo. El famoso decreto de recortes que el PSOE tenía que haber derogado significó expulsar a 70.000 universitarios por la subida de las tasas. Antes te decían: estudia, está reconocido, tendrás un trabajo, formarás una familia. Ahora el mercado de trabajo está tan degradado que ves licenciados con trabajos basura, temporales, de falsos autónomos aunque los llamen emprendedores, que han cogido las maletas y se han ido fuera. Unido esto a estímulos externos como la sociedad de consumo, se está creando una juventud neoliberal presa de los impulsos consumistas más feroces. Hay que recuperar la esencia de lo que es la educación como enriquecimiento personal, como desarrollo, como ser social, solidario, que intenta mejorarse a sí mismo y mejorar lo demás. Y eso se hace individualmente, pero sobre todo de manera colectiva. No hay cambio ni transformación social que no sea colectiva.